fbpx
Top

Analistas de negocios, 5 rasgos esenciales que tienen los de élite

Analista de negocios

Analistas de negocios, 5 rasgos esenciales que tienen los de élite

Aprender a contar historias sobre datos a colegas de toda la organización es imprescindible para el analista de negocios, carrera en rápido ascenso.

Por: Josh Fruhlinger | Original de IDGNS

Si está interesado en los datos y cómo se relacionan con los procesos comerciales, una carrera como analista comercial (BA, por sus siglas en inglés) podría ser para usted.

El análisis empresarial le permitirá pasar sus días investigando números y emergiendo con pepitas de conocimiento.

Necesitará conocer realmente sus datos para tener éxito.

Pero como le dirán los analistas de negocios experimentados, hay mucho más que eso.

La capacidad de hacer que los datos cobren vida para los seres humanos, en particular los que están en la administración, es crucial.

Hablamos con una variedad de BA (y con quienes trabajan con ellos) sobre lo que diferencia a un analista superior del resto.

Las respuestas lo ayudarán a establecer sus prioridades para avanzar en su carrera y le brindarán una idea de cómo es la vida cotidiana en este trabajo cada vez más solicitado.

1. Conocen sus datos

Los datos son la base de lo que hace un analista de negocios: se espera que brinde consejos basados ​​en datos sobre cómo su empresa necesita crecer y adaptarse.

Eso no significa, simplemente, introducir números en una hoja de cálculo: significa comprender de dónde provienen esos datos y cómo se recopilaron antes de profundizar en ellos y buscar información.

“Los analistas de negocios deben comprender cómo se recopilan los datos y qué representan. A veces, la forma en que se recopilan los datos conlleva un sesgo intrínseco.  Por ejemplo, las facturas no son un conjunto de datos apropiado para pronosticar la demanda, ya que están limitadas por lo que la empresa puede suministrar”, dice Marcio Tabach, analista principal de la firma de asesoría e investigación tecnológica ISG.

El director de esta firma, Gowtham Kumar, concuerda y señala que los analistas de negocios deben comprender la ingeniería de datos, ya que esta es la capa de ‘base de datos’ para preparar, ordenar, catalogar e ingerir datos de diferentes fuentes.

Destaca que el desafío está en:

  • La abundancia de datos (en su mayoría no estructurados);
  • La variedad de fuentes (bases de datos, formatos de archivo, tecnología, plataformas, etc.);
  • Preocupaciones de privacidad y seguridad;
  • Desafíos interdepartamentales sobre quién es el propietario de los datos y si pueden estar expuestos a terceros, entre otros.

“Los analistas de negocios deberían poder identificar estos matices ya que están en contacto principal con las partes interesadas del negocio y TI “, señaló Kumar.

También hizo notar que, para manejar todos esos datos, los analistas comerciales deben estar familiarizados con las herramientas de análisis modernas.

“Los analistas de negocios deben capacitarse con plataformas y herramientas con la capacidad de procesar miles de millones de puntos de datos de sensores de IoT, así como análisis de video, audio o emocionales. En algunos casos, estos se extienden a casos de uso de autoservicio orientados a resultados que involucran chatbots de servicio y similares”, dice.

Los científicos de datos tienen una demanda tan alta que es difícil conseguirlos, pero las plataformas de ciencia de datos pueden ayudar a los analistas de negocios a obtener resultados útiles a partir de grandes conjuntos de datos.

2. Conocen su negocio

Pero los datos son sólo el comienzo de lo que hace un analista de negocios.

El verdadero corazón del papel de los BA es comprender cómo funciona su mercado para aplicar las lecciones de los datos en mejorar las cosas. Es importante no perder esto de vista mientras se profundiza en la ciencia de datos.

“Con frecuencia, los analistas de negocios se enfocan en agregar técnicas y metodologías a sus capacidades: aprender modelado predictivo y visualización avanzada, codificación en Python, etc.”, dice Alan Jacobson, director de datos y análisis de Alteryx.

Para él, sin embargo, los analistas más impactantes tienden a tener dos habilidades diferenciadas: dominio de conocimiento y en la formulación de problemas.

“Si está apoyando a un equipo de ventas, dedique tiempo a aprender cómo funciona el equipo. Si alguien le pide que extraiga el porcentaje de widgets vendidos el mes pasado, comprenda por qué quieren saberlo y, potencialmente, cree un mejor análisis que muestre por qué las cosas están cambiando. Eso sería lo más valioso para sus socios comerciales”, explicó Jacobson.

Un analista de negocios necesita conocer los detalles específicos de lo que es importante para su organización y los equipos a los que apoya.

“Uno realmente bueno debe determinar qué funciones de la organización le dan a la empresa una ventaja competitiva en el mercado. Esas son las áreas que pueden requerir personalización durante el ciclo de vida del desarrollo de software ”, explica Diane Davidson, propietaria de Clever Fox Advisory.

En especialista también señala que los procesos comerciales que no brindan a la empresa una ventaja competitiva deben estandarizarse y no implicar personalización.

Los BA también deben vigilar el panorama general de su organización: deben comprender las preocupaciones generales, incluso si no son el enfoque principal del equipo con el que está trabajando.

Por ejemplo, Collen Clark, abogado y fundador de Schmidt & Clark, LLP, sostiene que:

“Una de las mejores cosas que se puede hacer es familiarizarse a fondo con las limitaciones legales de la empresa. Un analista de negocios competente garantizará que las soluciones que ofrece son las mejores que se pueden hacer mientras se mantiene dentro de los límites de la ley”, detalló.

Y un analista que se mueve de un equipo a otro, o de una empresa a otra debe ser humilde sobre lo que hace y lo que no sabe, así como ceder frente al conocimiento de los equipos con los que trabaja.

“Los analistas de negocios que he contratado en el pasado a menudo se refieren a otras industrias para mostrar su talento y experiencia en el campo. Existe una gran diferencia entre la industria en la que estoy y las que han manejado, y no siempre son comparables”, destacó Lucas Travis, fundador de Inboard Skate.

Considera que los analistas de negocios deben entender que están trabajando en los planes estratégicos para el negocio de ese cliente y no se venden a sí mismos extendiéndose sobre proyectos anteriores en campos distintos.

Analista de negocios

3. Los analista de negocios se comunican bien

Los analistas con los que Travis chocó parecían estar perdiendo una habilidad clave en el conjunto de herramientas de la BA: la capacidad de comunicarse de manera efectiva con otros miembros del equipo.

No es una brecha poco común, pero es desafortunada.

“Conozco a muchos analistas de negocios buenos en pensamiento analítico y resolución de problemas, que son cualidades importantes en la profesión. Aún así, no todos son buenos comunicadores con fuertes habilidades de interacción con otros. Estoy convencido de que las estas destrezas cambian las reglas del juego para un buen analista de negocios, ya que lo ayudan a plantear las preguntas correctas en el momento adecuado”, dice Mary Zayats, analista de negocios líder y consultora de TI bancaria en ScienceSoft.

Y no es suficiente hacer las preguntas correctas: también necesitas escuchar las respuestas.

“Creo que un analista de negocios ‘rockstar’ también es un gran negociador que realmente escucha a los clientes y sus necesidades, las cuales, en la mayoría de los casos no son superficiales”, dice Anton Derkach, gerente de entregas de Intellectsoft.

De hecho, una de las funciones principales de un analista de negocios es servir como conducto de comunicaciones entre varios equipos, particularmente entre TI y otros departamentos.

En este contexto, necesita mejorar sus habilidades técnicas no solo para implementar las últimas geniales técnicas de datos sino, también, para contar con conocimiento suficiente para salvar esas brechas organizacionales.

“Viniendo del lado comercial de la empresa, entendí los requisitos y prioridades comerciales por dentro y por fuera. Pero habitualmente me sentí frustrado cuando mis colegas de TI me informaron que nuestros requisitos no podían cumplirse debido a limitaciones tecnológicas. Me inscribí en varios cursos básicos de programación y pronto descubrí que podía desafiar muchos de esos rechazos y, lo que es más importante, que podía sugerir enfoques alternativos”, refiere Jan Erik Aase, socio de ISG que fue analista comercial durante muchos años.

Comenta que tal estrategia lo ayudó a ganarme el respeto de mis colegas de TI para obtener juntos mejores resultados.

Y, por supuesto, si habla de tecnología con los técnicos, debe poder tejer narrativas comerciales para el liderazgo de la empresa.

“Gran parte del trabajo de un analista consiste en observar datos y procesos, que no son muy cálidos ni claras. Un gran analista puede presentar recomendaciones de una manera que se conecte con sus resultados y con la forma en que usted y sus empleados experimentan su negocio todos los días. Presentan sus recomendaciones en términos de resultados, no solo de datos”, dice Baruch Labunski, director ejecutivo de Rank Secure.

4. No se vuelven indispensables

Recuerde que su objetivo es, en última instancia, ayudar a los miembros de su equipo a hacer mejor su trabajo, con una mejor comprensión de los datos que subyacen a su negocio y mejores procesos para actuar sobre esa nueva comprensión.

Eso significa trabajar directamente con los miembros del equipo para asegurarse de que comprenda cómo hacen su trabajo y de que comprendan cómo cambiarán esos trabajos.

“Los grandes analistas se dan cuenta de que los proyectos no existen únicamente como desafíos para ellos. Se toman el tiempo para comprender a las personas cuyas actividades diarias se verán afectadas por las soluciones que crean”, dice Kyle Crawford, quien comenzó su carrera como analista de negocios y actualmente trabaja como gerente de servicios de información en Bowling Green State University.

Para Crawford la grandeza de una solución no está definida por el genio creativo del analista, sino que proviene de encontrar la mejor solución para los usuarios finales.

“Un buen analista creará una solución a cualquier problema. Un gran analista creará soluciones que se utilizarán mucho después de que el desaparezca”, aseguró Kyle Crawford, gerente de servicios de información en Bowling Green State University.

Ese último punto es absolutamente crucial, porque un analista de negocios a menudo se mueve de un proyecto a otro dentro de una empresa, o puede dejar una organización por completo en busca de pastos más verdes.

Pero si abandona un proyecto, querrá asegurar su reputación dejando al equipo detrás de usted mejor de lo que lo encontró, y con las herramientas para aprovechar al máximo el análisis y las sugerencias que entregó cuando trabajó con ellos.

“Un gran analista de negocios me proporciona recursos para una mayor capacitación y para educarme a mí y a mi personal. El simple hecho de dejar una lista de cosas que necesitamos cambiar en mi escritorio no me ayuda a comenzar. Las recomendaciones de capacitación, certificación o simplemente estrategias de entrenamiento que puedo emplear me ayudan a implementar, realmente, sus sugerencias”, dice Labunski de Rank Secure.

5. Se adaptan cuando las cosas salen mal

La mayoría de las veces, los analistas de negocios se encontrarán con contratiempos y, cuando lo hagan, deberán aprender a adaptarse sobre la marcha.

“Los errores ocurren y los sistemas fallan, así que esté preparado. No se sorprenda si un informe de cadencia de diez minutos se convierte en una limpieza de datos de dos horas. Cuando se trabaja con múltiples plataformas y sistemas de software, no es raro que ocurran problemas”, dice un analista de negocios con sede en la ciudad de Nueva York.

Explica que, ya sea que se trate de datos sucios o fallas del sistema, siempre har que prepararse para lo peor.

“Agregar verificaciones de integridad a los informes es una excelente manera de reconocer estos errores”, recomendó.

En última instancia, la atención a los detalles y la capacidad de corregir el rumbo le otorgarán una buena reputación y lo convertirán en un mejor analista de negocios.

“La corrección de un error encontrado en la especificación de requisitos cuesta cero. Pero arreglarlo en cualquier otra etapa del ciclo de vida del desarrollo de software puede costar mucho dinero y recursos. Por lo tanto, considerando varios escenarios, anticipar errores y cuellos de botella es lo que los buenos analistas de negocios procuran para hacer un buen dinero”, explicó Alex Melchenko, cofundador y director de operaciones de Orangesoft.

Periodista apasionada por la innovación, la tecnología y la creatividad. Editora de The Standard CIO y Factory Pyme para The HAP GROUP