fbpx
Top

Descarbonizar el transporte marítimo, nuevo paradigma

descarbonizar

Descarbonizar el transporte marítimo, nuevo paradigma

Es hora de un cambio: un enfoque que impulse una mayor inversión en tecnologías y estrategias más ecológicas para descarbonizar a la industria logística.

Por Tim Robertson

DHL Global Forwarding Americas

 

La logística de carga es un motor esencial del comercio mundial y el crecimiento económico; sin embargo, también tiene un impacto en el medio ambiente.

Para crear una logística más sostenible, necesitamos unir fuerzas con nuestros clientes porque, al igual que con la mayoría de nuestros principales desafíos, sólo podemos detener el cambio climático juntos.

En DHL basamos nuestras acciones en torno a nuestro propósito de conectar personas y mejorar vidas. Con este principio, estamos haciendo de nuestra prioridad ser sostenibles y tener un impacto positivo en nuestro clima, colegas y comunidades.

En línea con  nuestra misión de lograr la logística de cero emisiones para 2050, la compañía se compromete a liderar la transición al transporte limpio y sostenible de carga oceánica y al transporte global de mercancías.

 

Comercio Mundial, responsable de más del 10% de las emisiones mundiales de carbono

El transporte mundial de carga es actualmente:

  • Responsable del 8% de las emisiones globales de carbono,
  • Aumentando al 11% si se incluyen las emisiones de los sitios logísticos.
  • Si el negocio continúa como de costumbre, las emisiones se duplicarán para 2050, ya que se espera que la  demanda de transporte de mercancías se triplique en este período.

En 2018, sólo el 0,2% de los US$269 millones en inversiones voluntarias en compensación de carbono se destinaron al transporte.

La gran mayoría de estos fondos se invirtieron en proyectos forestales, de energía renovable y otros proyectos compensantes. Estos son, ciertamente, beneficiosos pero no  reducen:

  • Los gases de efecto invernadero emitidos por el propio sector del transporte;
  • Ni los co-contaminantes como el carbono negro, el ozono y los óxidos de nitrógeno.

Además, la compensación fuera del sector reduce el incentivo para innovar y avanzar en soluciones de flete carbono neutral.

Es hora de un cambio de paradigma: un enfoque innovador para impulsar una mayor inversión en tecnologías y estrategias más ecológicas en la industria logística.

La compensación integrada de carbono ofrece una nueva y prometedora vía para la descarbonización de mercancías.

¿Descarbonizar? El camino a una logística más verde con compensación integrada

Si bien una compensación por carbono aporta al impacto climático financiando un proyecto de reducción de CO2 fuera del sector, la idea es que los fondos de entrada de carbono reduzcan las emisiones en la industria que las genera.

La compensación integrada   desbloquea un enorme reservorio de potencial sin explotar. Si se hace bien y a escala, podría resultar en un cambio significativo hacia tecnologías logísticas más ecológicas que podrían reducir drásticamente el tamaño de la huella climática de la industria.

Aunque no todo se puede descarbonizar ni puede ser reemplazado por una alternativa más verde directamente, la compensación integrada de carbono permite agrupar fondos de diferentes partes que invierten en un modo de transporte más verde e independiente en el lugar donde se encuentran y en qué carril están enviando mercancías.

Combustibles sostenibles alternativos como hidrógeno y biocombustibles son dos ejemplos de cómo podemos avanzar hacia una logística más ecológica.

Para ampliar el desarrollo y el uso de los mismos no sólo se requerirán nuevas flotas de vehículos y buques, sino también nuevas infraestructuras para la producción y distribución de combustibles.

La renovación de la flota, la adaptación del motor y el aumento de la eficiencia son otras soluciones para descarbonizar que, cuando se aplican a escala, conducirán a mejoras estructurales a largo plazo en la cadena de suministro logística y reducirían drásticamente la huella de carbono de la industria.

Por supuesto, la logística marítima juega un papel crucial en esto.

Combustibles renovables hacen el flete oceánico más sostenible

Hemos estado explorando los combustibles renovables como una parte importante para minimizar el impacto del transporte marítimo en el medio ambiente.

Ya, hoy en día, la neutralización de  CO2  para  los envíos FCL y LCL se puede lograr mediante el uso de biocombustibles marítimos.

El núcleo de este enfoque fue desarrollado, inicialmente, por el Programa GoodShipping, en el cual el aceite pesado que – normalmente – se utilizaría es reemplazado por biocombustible marino  a bordo de buques portacontenedores preseleccionados.

Por supuesto, los  combustibles renovables se comparan con los criterios clave, para garantizar que se producen de forma sostenible y no compiten con otras necesidades, por ejemplo, con la producción de alimentos para uso de la tierra.

Siguiendo estrictas normas de sostenibilidad, los biocombustibles a base de residuos deben cumplir los requisitos para ser calificados como los biocombustibles más limpios actualmente disponibles en el mercado.

Todos nuestros envíos de carga globales “menos que contenedores” (LCL) en Ocean Freight se descarbonizan de esta manera desde principios de este año.

A largo plazo, una mayor descarbonización del transporte es clave para impulsar un cambio positivo. Las empresas de logística preparadas para el futuro deberían pensar ahora en desarrollar una estrategia de compensación integrada estricta.

Al trazar el camino hacia una logística más ecológica, se necesita colaboración en toda la industria. Mediante el desarrollo conjunto de métodos y directrices para la compensación integrada y la presentación de informes de carbono, podemos crear un marco que permita asignar fondos a proyectos para descarbonizar a la industria logística.

Esto daría a la industria la oportunidad de desbloquear un recurso vital y una ventaja significativa para apoyar el cambio tecnológico hacia la logística verdaderamente descarbonizada.

Periodista apasionada por la innovación, la tecnología y la creatividad. Editora de The Standard CIO y Factory Pyme para The HAP GROUP