fbpx
Top

Cisco Live Tag

Conforme el poder de cómputo aumenta de una manera exponencial, no lineal, lo mismo sucede con la velocidad del cambio. Esto significa que en los próximos diez años se darán muchos más cambios tecnológicos que los vistos en la última década.

La tecnología es, por su propia naturaleza, impredecible; pero aún es posible observar el trabajo realizado por los laboratorios de investigación y desarrollo en todo el mundo y ver pistas sobre lo que nos depara el futuro. Ese es el trabajo de tiempo completo de Dave Evans, futurista y director de tecnología del Internet Business Solution Group (IBSG) de Cisco. Durante el último Cisco Live, Evans describió lo que él cree que serán las diez tendencias que cambiarán el mundo en los próximos diez años. A continuación, su lista, con comentarios aumentados por este servidor basado en entrevistas a numerosos analistas de la industria y otros visionarios. No. 1: El Internet de las cosas Hemos pasado el umbral en el que hay más cosas conectadas a Internet que personas. La transición a IPv6 también proporciona conectividad ilimitada. El IBSG de Cisco predice que el número de cosas conectadas a Internet van a llegar a 50 millones en el año 2020, lo que equivale a más de seis dispositivos por cada persona en la tierra. Muchos de nosotros, en el mundo desarrollado, ya tenemos tres o más dispositivos conectados a Internet de tiempo completo cuando hablamos de computadoras, teléfonos inteligentes, tablets, dispositivos de televisión y similares. Lo siguiente son las redes de sensores, utilizando sensores de baja potencia que "recogen, transmiten, analizan y distribuyen datos a gran escala", señala Evans. Este tipo de sensores, basados en estándares como Zigbee, 6LoWPAN y Z-Wave, se están utilizando de manera previsible y sorprendente. Zigbee está siendo incorporado en electrodomésticos y medidores inteligentes. 6LoWPAN (a través de IPv6) es utilizado por Vint Cerf para el sistema de monitoreo del clima en su bodega de vinos. Z-Wave es la base para el servicio de automatización del hogar inteligente de Verizon. Pero también están surgiendo usos más creativos. Sparked, una empresa holandesa, implanta sensores en las orejas del ganado para controlar la salud de las vacas y también su paradero. Los sensores están siendo integrados en los zapatos, medicinas como inhaladores para el asma, y dispositivos médicos de cirugía exploratoria. Incluso hay un árbol en Suecia con sensores mediante los que envía tweets contando su estado de ánimo y pensamientos, con un poco de ayuda de un motor de traducción e interpretación desarrollado por Ericsson. No. 2: No solo Big Data, sino un zettaflood alrededor de cinco exabytes de información única fueron creados en el 2008. O sea, mil millones de DVDs. Tres años después estamos creando 1.2 zettabytes, con un zettabyte siendo igual a 1,024 exabytes. "Esto es lo mismo que tener a todas las personas del mundo tuiteando durante 100 años, o viendo 125 millones de años de su programa favorito de televisión de una hora", señala Evans. Nuestro amor por el video de alta definición representa gran parte del aumento. De acuerdo con el cálculo de Cisco, 91% de los datos de Internet en el año 2015 serán de video. Gran parte del enfoque de desarrollo de Cisco (por no hablar de su comercialización) predica que el llamado "zettaflood" requerirá redes enormemente mejoradas para transferir más datos, y no dejar caer el balón (o los paquetes) de nuestro amado video. No. 3: La sabiduría de la nube Gran parte del “zettaflood” de datos será almacenado en la nube. Ciertamente, la mayoría será asequible por la nube, y no solo en las redes privadas. En 2020, un tercio de todos los datos vivirán o pasarán a través de la nube, predice Cisco. Los ingresos globales de los servicios cloud se incrementarán en 20% al año, y la inversión de TI en la innovación y el cómputo en la nube podría superar el trillón de dólares para el año 2014. Eso es suficiente para crear el próximo Google. "La nube ya es lo suficientemente potente como para poder comunicarnos a través de traducción de idiomas en tiempo real, aumentar el conocimiento del acceso a poderosas supercomputadoras como Wolfram Alpha, y mejorar nuestra salud utilizando las plataformas de cómputo, como Watson de IBM, en nuevas formas", asegura Evans. "Somos capaces de comunicarnos de una manera mucho más rica". Además del video, la potencia de la computación de la nube enviada a los dispositivos de punto final cambia nuestra habilidad para comunicarnos con cosas como la traducción en tiempo real. En la actualidad, la búsqueda por voz en un teléfono con Android envía la consulta a la nube de Google para descifrarla y devolver los resultados. "Vamos a ver más inteligencia integrada en la comunicación. Cosas como la información contextual y basada en la localización". Con un dispositivo de conexión permanente, la red puede ser más granular con información de presencia; pulsando un sensor personal se podrá saber que una persona está dormida, y desviar una llamada entrante hacia el correo de voz. O saber que esa persona está viajando a 60 mph (millas por hora) en un automóvil, y que este no es el momento para una llamada de video. (Por supuesto, para entonces, probablemente vamos a utilizar todos los vehículos sin conductor de Google, y estaremos libres para chatear mientras que nuestros vehículos nos llevan). No. 4: La próxima red Evans habla de su casa como un ejemplo de la velocidad de las mejoras en la red. El rendimiento de la red ha aumentado en 170 mil veces desde 1990, cuando él tenía solo una conexión telnet. En la actualidad, Evans tiene 38 conexiones permanentes y más de 50 Mbps de ancho de banda, suficientes para la telepresencia, con descarga de películas y juegos en línea al mismo tiempo. Durante los próximos 10 años, Evans espera que la velocidad en su casa aumente tres millones de veces. Mientras que la mayoría de la industria se centra en 40G y 100G, también se están creando nuevas formas de redes. Vint Cerf explica los nuevos protocolos necesarios para construir una red interplanetaria, que puede enviar datos a gran distancia, sin ser molestado por la latencia. Evans señala que se están explorando las redes multiterabit que utilizan rayos láser. Y se están dando los primeros pasos en un concepto denominado "redes cuánticas", basadas en la física cuántica. Esto implica el "entrelazamiento cuántico" en el que dos partículas están entrelazadas de tal modo que pueden ser separadas a cualquier distancia, y cuando una se cambia, la otra también cambia de inmediato. La producción de las redes cuánticas probablemente se vea en el futuro. No. 5: El mundo se hace más pequeño Con una conectividad siempre disponible, las redes sociales tienen el poder de cambiar las culturas, como vimos con la revolución egipcia, que llevó a la primavera árabe. Las influencias sociales continuarán moviéndose rápidamente entre las culturas. Un mundo más pequeño también significa una difusión de la información más rápida. "Los tweets de las personas en Japón durante el terremoto fueron enviadas a los seguidores, incluso antes de que el Servicio Geológico de Estados Unidos pudiera emitir su advertencia oficial de tsunami a Alaska, Washington, Oregon y California", señala Evans. La captura, difusión y consumo de los acontecimientos va de "tiempo cercano" a "tiempo real". Esto a su vez le da mayor influencia entre las culturas.