fbpx
Top

Industria 4.0: todo sirve para algo, pero nada sirve para todo

IoT

Industria 4.0: todo sirve para algo, pero nada sirve para todo

La llegada de la Industria 4.0, las herramientas digitales, la oferta de servicios cada vez más especializados, han complicado los procesos de evaluación y selección.

Por Eugenio Riveroll, Fundador de Las Netas.

Todo sirve para algo, pero nada sirve para todo”. Grandiosa frase de Quino, puesta en la voz de mi querida y admirada Mafalda. Tratando de aplicar lo anterior al mundo empresarial, llego a la conclusión de que no hay recetas de cocina para definir estrategias y elegir herramientas de gestión, lo cual es una mala noticia. Pero la buena, y siempre hay una buena, es que si hay guías y estándares que pueden servir de referencia a la mejora continua de tu negocio.

Recuerdo hace muchos años que para comprar un automóvil existían no más de 30 opciones, lo que hacía relativamente fácil elegir el indicado de acuerdo con sus necesidades. Hoy hay “n” opciones que nos hacen mucho más complicado ese proceso de selección.

Sucede lo mismo con las herramientas tecnológicas. La llegada de la Industria 4.0, las herramientas digitales, la oferta de servicios cada vez más especializados, han complicado los procesos de evaluación y selección.

Pero regresando al ejemplo de los automóviles, seguramente hemos escuchado o incluso mencionado: “Mi compadre compró un carro tal y está feliz, yo compraré ese mismo.”

Grave error, porque probablemente el compadre sea soltero, tenga que salir a carretera todos los días y no le importe el consumo de gasolina, mientras que tú necesitas un carro para salir a pasear con tu familia y estás muy preocupado por el consumo de gasolina.

Las necesidades y por ende las herramientas de gestión suelen ser diferentes de empresa a empresa dependiendo del giro, el tamaño y su cultura, como describo a continuación.

Empecemos por el tipo de industria y aquí te comparto un par de ejemplos. Uno es el “EDI” (Intercambio Electrónico de Datos) que se constituyó en requisito de gestión en la industria automotriz, muchos años antes que en otras por la exigencia que fijaron las armadoras de autos (OEMs) a sus proveedores.

Otro ejemplo, fue aquella revolución cuando el “retail” exigió la obligatoriedad de incorporar el código de barras a sus productos, lo que representó un gran esfuerzo principalmente para empresas de alimentos, bebidas y bienes de consumo. Cada industria tiene su propio “andar”, regulaciones propias, métricas y por supuesto diferentes mercados.

Si hablamos del tamaño de las empresas, también hay diferencias que deben considerarse al elegir herramientas, pues normalmente las empresas más grandes cuentan con mayor número de recursos e infraestructura que las medianas o pequeñas, lo cual les dificultaría a estas últimas, el uso efectivo de ciertas herramientas.

  1. Finalmente, la cultura propia de tu empresa es otro aspecto para tomar en cuenta.
  2. ¿Qué tan capacitado está tu personal?
  3. ¿Cuál es el estilo de administración del negocio?
  4. ¿Cómo te identifican tus clientes y competencia?
  5. ¿En qué fase de transformación se encuentran tus procesos?

No puedes elegir una herramienta que no se pueda utilizar para gestionar efectivamente.

Como te mencioné al principio, no hay recetas. No es tanto que haya herramientas buenas o malas (que la verdad si las hay), hay que elegir la adecuada.

Vayamos ahora a las guías, tendencias y comportamientos, que nos ayudan a identificar algunos componentes comunes para tu receta.

digitalización de la industria

La primera

Tu mercado seguramente está buscando no sólo entregar sus productos o proveer sus servicios sino crear experiencias en los clientes que vayan más allá de un precio justo, con máxima calidad y entregados en el menor tiempo posible. Las herramientas digitales son indispensables para lograrlo como seguramente ya lo has experimentado por ejemplo al entrar a un sitio web que es intuitivo, rápido y confiable.

Para ello debes estar seguro de la percepción que tiene tu cliente sobre ti a través de encuestas y del uso de técnicas como el “mystery shopping”. Debes también acordar con los jugadores de tu cadena de suministro los valores y tendencias que existen en tu industria y medirte contra la competencia para dar prioridad a aquellas situaciones que están mermando tu participación en tu mercado. La selección de empresas en una cadena va más allá de cumplir en tiempo y forma con tu surtimiento, hoy elegimos socios de negocios que comparten una misma visión y capacidades de reacción rápida a los cambios.

  1. ¿Cuentas con un sistema ERP actualizado y flexible a incorporar cambios?
  2. ¿Aprovechas soluciones disponibles en la nube?
  3. ¿Surtes pedidos en línea a través de “e-commerce”?
  4. ¿Estás utilizando las herramientas de la Industria 4.0 como blockchain o digital twins para agilizar el flujo de tu cadena?
  5. ¿Cómo planeas tu demanda y como te aseguras de tener capacidad de ajuste a lo que sucede en el punto de venta?

La segunda

Tu empresa es o será muy pronto evaluada por las otras empresas de tu cadena en términos de regulaciones, productividad, precios entre otros aspectos.

¿Estás utilizando herramientas como IOT, Machine Learning para hacer más eficiente tu planta de producción?

¿Tienes un mecanismo efectivo para conocer tus costos de producción y de logística?

¿Te permiten jugar con simulaciones para anticipar situaciones?

¿Tus planes de contingencia están auditados y conocidos por tu personal?

¿Qué procesos te distraen del “core” de tu negocio y que serían más eficientes bajo un esquema de “outsourcing”?

La tercera

Las empresas están obligadas a innovar, pero esto no se da por decreto sino por un esfuerzo para instrumentar plataformas que fomenten y den seguimiento a este proceso. La innovación puede darse en diferentes áreas: marketing, producción, logística, ingeniería de acuerdo a lo que tu mercado vaya identificando. En este momento existe la necesidad de definir mejores prácticas de las nuevas prácticas como le entrega de bienes en tu domicilio, así que es buen momento para innovar.

La cuarta

Me refiero a la inteligencia de negocios a través de la explotación inteligente de datos para la creación de “insights” sustentados. Big data y data lakes son algunas de las herramientas necesarias, y me gustaría incluir en este inciso la administración del negocio con la utilización de los factores críticos de éxito o KPIs como se les conoce comúnmente.

La quinta

¿Cuentas con plataformas y mecanismos que te faciliten la administración del talento humano que existe en tu empresa?

Capacitarlos, escucharlos y evaluarlos son factores críticos para el éxito. No debemos perder de vista que las herramientas tecnológicas son operadas por personas. Y más importante aún, que son las personas las que implementan acciones de corrección y mejora a partir de la información que generan las herramientas. Te recomiendo el uso de las evaluaciones periódicas de 360 grados.

Conclusión

Hoy más que nunca los directivos necesitan “salir” de sus oficinas y hablar con clientes y proveedores, analizar tendencias, conocer su posición en el mercado y su calificación de gestión y debo incluir también la necesidad de capacitarse, lo cual desgraciadamente no es muy común en altos directivos de empresas medianas o pequeñas.

Regresando al ejemplo de la compra de un automóvil, yo en particular no tengo conocimientos para evaluar y elegir un auto, por lo que acudo a mis amigos que entienden del tema, aunque estoy consciente de mi obligación de tener claro para que lo voy a utilizar. De igual manera, en tu empresa, acércate a expertos, pide consejo a tus socios de negocio, escucha a tu personal y, sobre todo, no tomes decisiones estratégicas basándote en tus costos operativos pues normalmente estarás comparando “peras con manzanas” poniendo en riesgo la continuidad de tu negocio. Ejemplifico lo anterior con la baja atracción de migrar a la nube en todo Latinoamérica.

Permanecer pasivos en este retador entorno pone en riesgo la supervivencia de tu negocio. Nada es como era antes y recuerda que como dijo Quino, todo sirve para algo, pero nada sirve para todo.

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.