fbpx
Top

Atención Médica, 5 formas en que COVID-19 lo ha cambiado 

Atención Médica

Atención Médica, 5 formas en que COVID-19 lo ha cambiado 

Durante la pandemia, los equipos tecnológicos fueron funtamentales para la transformación de la atención médica hospitalaria.

Por Ryan Faas | Original de IDGN

 

Durante la pandemia, TI ha apoyado a profesionales médicos sobrecargados con tableros multihospitalarios,  monitoreo automatizado de pacientes y más. 

Dos años de COVID-19 han cambiado la forma en que funcionan muchas organizaciones y sus departamentos de TI.  

El cambio de prioridades, particularmente cuando se trata de cuestiones como el apoyo a modelos de trabajo híbridos y remotos, ha afectado a todas las industrias.  

Pero un sector, el de la atención médica, ha tenido una experiencia muy diferente y necesidades diferentes.

Como alguien que solía administrar tecnología para un proveedor de atención médica y ha trabajado en una serie de proyectos de TI de atención médica desde entonces, tenía curiosidad por ver en qué cambios han tenido que invertir los departamentos de tecnología para hospitales así como otras instalaciones médicas, y si estos cambios  persistir en un mundo pospandemia.

Todos juntos en esto

El mayor cambio que escuché tanto del personal de TI del hospital como de los médicos, enfermeras y administradores a los que apoyan es que los dos grupos están colaborando más que antes de COVID. Esto no era algo que esperaba en absoluto.  

Si bien muchos departamentos de TI tienen relaciones irregulares con sus usuarios finales, la tensión en la relación en las organizaciones de atención médica es particularmente aguda y volátil.

Un factor importante en esa relación se reduce a la implementación de sistemas de registros de salud electrónicos (EHR).  

La mayoría de las organizaciones de atención médica se vieron impulsadas a adoptar EHR a fines de la década de 2000 y principios de 2010 cuando el gobierno federal comenzó a instar a su uso a través de la Ley HITECH de 2009 y como disposiciones de la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio en 2010. 

La mayoría del personal clínico vio inicialmente los EHR como problemáticos porque usar  los sistemas insertaron trabajo adicional en sus rutinas diarias y requirieron ajustar sus flujos de trabajo.

Y debido a que el gobierno federal vinculó la financiación de los hospitales a los mandatos para implementar EHR, también exigió a las organizaciones de atención médica que demostraran (o certificaran) que los sistemas se estaban utilizando de manera significativa.  

Además de entregar el producto, TI tenía que asegurarse de que se usara de formas específicas. 

Eso condujo a una frustración aún mayor, porque TI no solo entregó algo que la mayoría de los médicos y enfermeras realmente no querían, sino que el personal de tecnologia tuvo que esperar para asegurarse de que se estaba utilizando según lo previsto.

La pandemia, y el agotamiento del personal de atención médica, dieron a muchos departamentos de TI la oportunidad de demostrar que podían ayudar.  

Como me dijo un director de TI de un hospital en Florida (quien pidió que su nombre y el hospital no se mencionaran aquí por razones de confidencialidad), 

“Por qprimera vez, realmente tuvimos la capacidad de decir, ‘¿Qué podemos hacer para ayudar?’.  nos dio la oportunidad de hacer algo que normalmente no hacemos.  Nos permitió interactuar sin requisitos gubernamentales detrás.  A los médicos y enfermeras les encantó que pudiéramos y estuviéramos dispuestos a colaborar en cada punto que pudiéramos”.

Aquí hay cinco tendencias en TI para el cuidado de la salud que han florecido durante la era COVID.

1.- Centros de comando digitales

 Una de las herramientas más comunes que los departamentos de TI han podido ofrecer a los hospitales y grupos de hospitales durante la pandemia es un tablero interactivo en tiempo real para que el personal supiera qué departamentos pueden atender a qué pacientes.  

Un grupo de hospitales creó un centro de comando digital completo que permitió a todos los hospitales dentro del sistema compartir información sobre la capacidad y las necesidades en toda una región, en lugar de que cada hospital fuera un silo de información.

Estas herramientas no detuvieron la marea de pacientes, pero la hicieron mucho más manejable.  

Y los tableros no fueron particularmente difíciles de crear, a pesar de tener un impacto significativo.

Atención Médica

2.- Intercambios de datos de pacientes

Una frustración sobre los sistemas EHR es que tradicionalmente no han sido buenos para intercambiar registros entre múltiples hospitales, clínicas o proveedores.  

De hecho, los proveedores de atención médica a menudo aún confían en las máquinas de fax para enviar y recibir datos de pacientes.  

Además de ser frustrante, esta falta de interactividad puede retrasar el diagnóstico y el tratamiento.  

También resta valor al mayor beneficio de los EHR: la capacidad de un médico o proveedor para ver el registro completo de un paciente de un vistazo.

Sin embargo, ha habido un cambio por parte de los actores estatales y regionales para crear sistemas que sean capaces de hacer esto.  

El intercambio del estado de Nueva York, denominado Hixny, se ha convertido en una parte básica de las visitas de los pacientes a un nuevo proveedor u hospital. 

Además de proporcionar su historial de salud, se les pide a los pacientes que se inscriban en el sistema.

En su libro Care After Covid: What the Pandemic Revealed Is Broken in Healthcare and How to Reinvent It, el Dr. Shantanu Nundy relata la utilidad del intercambio regional para Baltimore/D.C.  conocida como CRISP, fue cuando vio pacientes con antecedentes médicos complejos.  

Combinado con un cambio a telesalud, el intercambio le permitió “ver” a un paciente y su historial desde su oficina sin tener que rastrear sus registros manualmente y sin que el paciente tuviera que ir a la clínica.  

Pudo llegar mejor a un diagnóstico y un plan de tratamiento en cuestión de minutos, ahorrando tiempo tanto para el médico como para el paciente.

Sin embargo, un problema con CRISP es que muchos médicos en la región no lo saben. Una herramienta no es útil si casi nadie elige acceder a ella, o incluso si sabe que existe.  

El intercambio Hixny de Nueva York ha tenido una mejor aceptación entre los proveedores de atención médica.

3.- Atención médica y Telesalud

La transición a las visitas de telesalud (ya sea a través de herramientas de videoconferencia o simplemente llamadas telefónicas) comenzó bastante antes de la COVID, pero la COVID le dio un gran impulso.  

Una de las razones de su lenta aceptación ha sido el mosaico de licencias médicas y restricciones contra la práctica a través de las fronteras estatales, algunas de las cuales se han reducido un poco durante la pandemia. 

Queda por ver si este entorno más abierto cambiará una vez que COVID no sea un factor importante.

El Dr. Nundy también señala en su libro que las soluciones de telesalud no tienen que ser particularmente técnicas.  

La historia anterior se hizo a través de una simple llamada telefónica.  También comparte su experiencia ayudando a diseñar un sistema de entrenamiento de una clínica de diabetes para ayudar a garantizar que los pacientes tomen sus medicamentos y sigan las pautas de alimentación saludable.  

Ese sistema se basaba en simples mensajes de texto SMS para garantizar que fuera accesible para cualquier persona con un teléfono celular.  

Sin embargo, lo que realmente lo hizo exitoso fue que no se trataba solo de mensajes automatizados.

Una enfermera estaba disponible para hacer un seguimiento de cómo estaban las personas y brindar orientación y conversación.  Saber que había un ser humano allí para ayudarlos hizo que los participantes tuvieran más probabilidades de seguir con éxito las pautas del programa.

4.- “Hospitalización a domicilio”

Una de las tendencias más interesantes que han adoptado los departamentos de TI durante la pandemia es el concepto de atención a nivel hospitalario que se brinda en el hogar del paciente.  

La práctica implica que un técnico o una enfermera entregue todo lo necesario para el tratamiento hospitalario básico (cama de hospital, postes IV, varios dispositivos médicos de IoT para monitoreo);  guiar al paciente y su familia a través de la configuración de todo;  y hable sobre las necesidades del paciente, las condiciones que se están tratando y las señales de advertencia.  

Se habilitan las videovisitas con un médico y, en algunos casos, se asigna un técnico o enfermera para el seguimiento del paciente, ya sea de forma presencial o remota.  

En caso de que suceda algo inesperado, el paciente puede ser llevado al hospital.

El concepto tiene algunas ventajas serias, la principal de ellas es que el paciente no está expuesto al COVID (u otra infección) en el hospital.  También permite al paciente una experiencia más tranquila que si estuviera en el hospital.  

Quizás lo más importante es que libera espacio para camas en hospitales sobrecargados.

El trabajo pesado aquí es monitorear al paciente.  Depende del departamento de TI obtener monitores apropiados que puedan transmitir datos de forma remota y garantizar que la tecnología funcione de manera confiable y que el paciente o el cuidador comprendan cómo funcionan los dispositivos.  

En algunos casos, es posible que el personal de TI tenga que ayudar a los pacientes, no solo a sus médicos (y posiblemente ir al sitio si hay un problema que no se puede resolver de forma remota), lo que aumenta la necesidad de personal de la mesa de ayuda.

Atención Médica

5.- Habitaciones de pacientes automatizadas

El uso de IoT médica no es solo encontrar un lugar en los hogares de los pacientes;  también está ganando terreno en las habitaciones de los hospitales.  

Si bien esta tendencia ha estado creciendo desde mucho antes de la COVID, realmente ha despegado ya que el personal del hospital, predominantemente enfermeras, se ha encargado de monitorear una mayor cantidad de casos con menos compañeros de trabajo para ayudar.

Un hospitalista del medio oeste con el que hablé señaló que algunas unidades tienen un flujo de trabajo completamente automatizado con una estación de trabajo de monitoreo dedicada dentro de la estación de enfermeras.

El resultado es que cada enfermera puede comprobar rápidamente los signos vitales y otra información sin tener que visitar todas las habitaciones de los pacientes.

Ella dijo que esta configuración permitió que cada enfermera manejara de manera efectiva a cuatro pacientes adicionales por turno durante las ondas delta y omicron de COVID, sin que la calidad de la atención cayera.

Al igual que con la hospitalización en el hogar, el personal de TI que planifica las habitaciones automatizadas de los pacientes en los hospitales necesita obtener dispositivos confiables que puedan enviar esa información a la estación de enfermería y generar o crear un tablero para esos datos.  

En el caso del hospital del medio oeste, el departamento de TI creó un tablero desde cero con aportes directos de las enfermeras para hacerlo lo más efectivo y eficiente posible.

La gran pregunta para la atención médica

Si bien todas estas iniciativas apuntan a un nuevo futuro para la TI del cuidado de la salud, la pregunta más importante (al igual que en otras industrias) es si persistirán en un mundo posterior a la pandemia.

Aunque es probable que las tendencias como la telesalud y el intercambio regional de EHR entre proveedores se mantengan hasta cierto punto, otras son menos seguras.  

¿Los grupos de hospitales verán un valor continuo en los paneles de múltiples hospitales y persistirá la idea de la hospitalización en el hogar?  

Esas tendencias son mucho menos seguras a largo plazo.  Al final solo el tiempo lo dirá.

Periodista apasionada por la innovación, la tecnología y la creatividad. Editora de The Standard CIO y Factory Pyme para The HAP GROUP