fbpx
Top

¿Apple será nuestro próximo banco?

Apple

¿Apple será nuestro próximo banco?

A propósito de fintechs, estas tienen la ventaja de aparecer de la nada. Apple parece considerar que tiene mucho que decir en esa área.

Por: Laszlo Beke | Presidente de la Junta Directiva de Beke Santos

 

Se acaba de anunciar que Apple está construyendo herramientas financieras que la convertirían en una legítima potencia en esa area, en la misma semana en la cual ganó tres premios de la Academia del Cine, incluyendo Mejor Película. 

Apple es una fuerza tecnológica y cultural, tiene una valuación de US$ 3 trillones y parece indetenible. 

Su poder de mercadeo es temible y a veces su compás ético y moral puede fallar, como lo demuestra su deferencia al gobierno chino. 

Pero, de las gigantes tecnológicas es probablemente la empresa mejor manejada, más innovadora y todavía más amigable-al-consumidor.

¡Hasta que punto penetrará nuestras vidas cotidianas está por verse!

Plan de pagos Apple

Apple comenzó su incursión en Servicios Financieros hace años, con el lanzamiento de Apple Pay en 2014 y las tarjetas de crédito con marca Apple en 2019. 

Sin embargo, aparentemente ahora la empresa está trabajando en un esfuerzo multianual y de mayor escala, que la convertiría en un competidor de sus actuales aliados en servicios financieros. 

Todo esto – bajo la denominación de “Proyecto Breakout” – estaría enfocado en la construcción de un sistema de procesamiento de pagos, así como en el desarrollo de herramientas para:

  • Calcular intereses
  • Premios
  • Aprobación de transacciones
  • Contacto con y reporte de data a las agencias de crédito
  • La aceptación o rechazo de aplicaciones basadas en sus propia evaluación de riesgo
  • La determinación y ampliación de límites de crédito 
  • Y el manejo del historial de transacciones

El primer producto que utilizaría estas nuevas herramientas financieras sería una oferta de  “compre ahora y pague más tarde”, cuyo nombre, tentativamente, sería Apple Pay Later. 

Apple le permitiría a las personas escoger entre un plan de pago, sin intereses y en cuatro cuotas, utilizando su procesador de pagos propio y otro plan de más largo plazo con intereses, en alianza con Goldman Sachs. 

Pocas empresas tienen la capacidad financiera de Apple: al final del último trimestre tenía US$ 200.000 millones en efectivo y acciones mercadeables, además de que generó más de US$ 95.000 millones en utilidades el pasado año fiscal.

Apple mantendría su relación con Goldman Sachs, el procesador de pagos CoreCard y su aliado de infraestructura bancaria Green Dot en Apple Pay. 

El Proyecto Breakout estaría enfocado en el diseño de productos financieros futuros en lugar de reconvertir productos existentes.

Traer los servicios financieros a lo interno le permitirán a Apple obtener ingresos sobre intereses y comisiones, además de otras comisiones asociadas a tarjetas de crédito y planes de pagos a plazos.

Este proyecto representa la mayor incursión de Apple en el mundo de las finanzas y no será necesariamente una tarea fácil. 

Otros gigantes tecnológicos, incluyendo Facebook y Google, han lanzado proyectos financieros ambiciosos y se han visto obligados a reducirlos.

Sin embargo, Apple tiene una ventaja inicial con su servicio de pagos lanzado en 2004, el cual se ha convertido en un componente importante del negocio de servicios de Apple generando anualmente US$70.000 millones.

Los servicios financieros ayudan a mantener a los usuarios pegados a su iPhone y generan ingresos por comisiones. 

Por esa razón, Apple quiere mayor control sobre el proceso, ya que le permite ofrecer nuevas opciones y, con ello, potencialmente aumentar sus ingresos.

Apple

Female paying with NFC technology on smart phone, hands close up. Woman using mobile phone for pay by the bill.

La diversificación en Servicios

Servicios, incluyendo los financieros, son una manera clave para la empresa crearse un flujo de ingresos constantes que no tengan nada que ver con enamorar a clientes para que compren anualmente nuevas versiones del iPhone. 

El iPhone es la principal fuente de generación ingresos de la empresa y, por ahora, no parece estar amenazado (Apple reportó ventas récord de US$ 76.100 millones el último trimestre), pero la empresa no puede depender eternamente de un solo producto.

Ello no significa que no pueda extraer más ingresos de su línea de productos de hardware. 

La empresa supuestamente también está por lanzar un servicio de suscripción que le permitiría a los clientes arrendar iPhones, Macs y iPads, posiblemente empaquetados con AppleCare+ y servicios de Apple services como almacenamiento iCloud y Apple News+ por un monto mensual.

Este servicio de suscripción iPhone se asemeja al Apple’s iPhone Upgrade Program, lanzado en 2015.

A diferencia del servicio de suscripción arriba descrito, iPhone Upgrade Program es un plan de pago por cuotas que distribuye el total en 24 meses con una opción de actualización cada 12 meses. 

Allí, Citizens One opera como aliado financiero de Apple.

Apple, integrador vertical

Pero, ¿por qué Apple quería hacer todo este esfuerzo? Basta para explicarlo con analizar la transformación más reciente: Apple dependió de los chips de Intel por muchos años antes de desarrollar su propio chip a la medida y aplicar este a, prácticamente, toda la línea de productos Mac. 

Esta decisión aumentó la competitividad de la empresa, dejó de estar atada a las capacidades tecnológicas de Intel y a su programación de lanzamiento de nuevas versiones. 

Apple quedó liberada para optimizar el desempeño del Mac y la duración de vida de la batería, al hacer una integración más firme con el software y hardware de la máquina. 

Ello ha generado un resurgimiento del Mac, reflejado en el mejor trimestre histórico en el Q1 de 2022.

Periodista apasionada por la innovación, la tecnología y la creatividad. Editora de The Standard CIO y Factory Pyme para The HAP GROUP