fbpx
Top

Productividad de las empresas españolas depende de su transformación digital

Alestra

Productividad de las empresas españolas depende de su transformación digital

El gasto tecnológico de las empresas españolas se recupera mientras buscan impulsar su productividad. Se prevé alcance los 44.900 millones de euros este año.

El tsunami de la pandemia ha golpeado duramente a la sanidad, pero también a la economía y a las personas. El año 2020 ha sido un año duro para la mayoría de las empresas al tener que hacer frente a numerosas y fortuitas adversidades. Incertidumbre y un miedo que continúan en plena tercera ola, al tiempo que procuran incrementar la productividad.

El impacto ha sido heterogéneo, no todos los sectores han sido igualmente sacudidos, mientras que unos se han visto reforzados en su productividad, otros han sido esquilmados. La crisis ha destruido miles de empresas, según datos de Seguridad Social, a finales de año, casi 68.000 empresas se han destruido.  y, ahora. Reveses que han hecho tambalear los cimientos estructurales y que han provocado notables cambios en los procesos operativos empresariales para hacer frente a las nuevas necesidades, poniendo a prueba su capacidad de resiliencia.

El coronavirus ha impulsado el proceso de transformación digital de las empresas. Durante la pandemia, pero sobre todo durante el confinamiento, se ha evidenciado la relevancia de los activos digitales en esta nueva era económica, dominada por las redes, la conectividad, los datos o la supercomputación. Unas capacidades y herramientas, capaces de sostener los sectores productivos al permitir la continuación de los trabajos a la par que hacer frente al virus. La digitalización es una necesidad. Es una herramienta resiliente para estar mejor preparada, hacer frente y descubrir en adversidades nuevas oportunidades de éxito.

Integración de la tecnología y de los ecosistemas digitales

Desde Hasten Group nos señalan que cada sector orientará sus gastos en la integración de la tecnología y de los ecosistemas digitales en sus modelos de producción. Entre las prioridades de las empresas en materia de inversión en tecnología sobresale su interés por consolidar un modelo más digital con decisiones encaminadas a dar continuidad a sus operaciones de negocio, hacer más eficientes los procesos, garantizar la seguridad de los trabajadores y clientes.

LEE TAMBIÉN: Una nueva era de productividad anunciada por la pandemia

Según IDC, el gasto tecnológico de las empresas españolas ha sufrido el embate de la pandemia, pasando así de una previsión de gasto para 2020 de 49.300 M€ (un 1,01% más que en 2019 antes del horizonte COVID) a una caída real del 4,1% (45.300M€). Este año, está previsto se alcancen unos gastos de 44.900 M€, una cifra aún inferior en un 0,8 inferior a la previsión realizada para 2020.

 

Fuente: IDC / Elaborado por: EKMB y Hasten Group

 

Las empresas se enfrentarán a la modernización de las aplicaciones, a la integración de datos en la nube, a una la creciente demanda de mayor agilidad, velocidad y flexibilidad. Una buena gestión pasa por optimizar los procesos para mejorar la competitividad y dar un servicio de calidad a los clientes. La pandemia ha acelerado la digitalización en todos los sectores económicos. Desde el sector retail, al comercio y la distribución,  pasando por la industria, la agroalimentación, el turismo, los servicios financieros, el sector seguros, el sector sanitario, transportes, la construcción, los sectores energéticos o las pymes.

Todos y cada uno de ellos, de manera particular, apostará por tener servicios digitales innovadores, fiables y seguros. Capaces de optimizar los servicios, aumentar la seguridad, garantizar el suministro y mejorar las relaciones y experiencias con los clientes siempre garantizando la calidad de los servicios. Eficiencia, eficacia y productividad para obtener productos y servicios sencillos, innovadores y fáciles de utilizar en un entorno que avanza hacia un modelo sostenible de economía circular, siempre de la mano de la innovación y la transformación digital a través de las nuevas tecnologías: de Big Data, Internet de las Cosas, Inteligencia Artificial, la Externalización de los Servicios en la Nube o el Blockchain.

Outsourcing, una tendencia en auge

El año 2021, nos explican en la Hasten Group “será el año de la consolidación de nuevas formas de enfrentarse a los cambios: muchos de los usos y costumbres que se han adoptado de emergencia en 2020 se quedarán de facto en 2021”. Tales circunstancias favorecen el Outsourcing, una tendencia en auge. La externalización de servicios es la mejor garantía de equidad. En particular para que las empresas pequeñas dispongan e implementen de los recursos y servicios necesarios delegados que de otra manera sería imposible facilitarlos a la vez que seguir centrados en su negocio.

La tercerización de responsabilidades o subcontratación de profesionales y el control de las actividades del departamento de tecnología de la información cada vez es más frecuentes. Muchas veces las empresas no disponen de un equipo con el conocimiento necesario para solucionar. En el Outsourcing encuentran todo un abanico de profesionales y servicios experimentados que permiten a la empresa contratante ser eficaz y eficiente y mejorar su experiencia con el cliente. De esta manera las empresas pueden centrarse en su negocio y ser más operativas.

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.