fbpx
Top
nueva lògica digital

La nueva lógica digital que dejó el Covid-19: resolver, retornar y reinventarse

La nueva lógica digital exige sistemas eficientes, integradores, seguros, amigables con el usuario y a los que se pueda acceder desde cualquier lugar, para abordar una demanda digital sin precedentes.

Este año ha sido un periodo de cambios relevantes en el sector tecnológico, en el que algunos paradigmas fueron derribados y otros surgieron con aún más fuerza en una nueva lógica digital. En paralelo, las compañías y sus colaboradores se han ido adaptando al confinamiento, experimentando con sus operaciones de manera remota y aprendiendo a vivir con la presencia del Covid-19.

Según un estudio realizado por NTT sobre cómo han funcionado las empresas con sus soportes y plataformas durante la pandemia, en los últimos dos años los ciclos de renovación tecnológica se desaceleraron. De hecho, en 2019 el 48% de los activos de infraestructura de red de las empresas eran muy viejos u obsoletos en comparación con el 13% en 2017.

LEE TAMBIÉN: Ante la pandemia, pisa el acelerador de la transformación digital

Por otro lado, las advertencias de ciberseguridad aumentaron en un 38% en dispositivos más antiguos. Es decir, las vulnerabilidades están directamente influenciadas por el estado del ciclo de vida de un dispositivo (su nivel de envejecimiento).

Considerando estos resultados y las lecciones dejadas por la crisis sanitaria, NTT advierte de una nueva lógica digital para el futuro que integra tres aspectos claves para que las empresas puedan enfrentar la nueva modalidad laboral, sin riesgos y con soluciones efectivas para sus procesos: resolver, retornar y reinventarse.

“El mundo está experimentando una transformación digital acelerada por la contingencia sanitaria y el nuevo escenario nos desafía a solucionar lo urgente ahora, pero también a pensar a mediano y largo plazo. Resolver lo urgente para el teletrabajo, retornar con tecnología capaz de absorber la nueva demanda digital y reinventarse, para entrar al futuro con el pie derecho”, explica Cristián Cabezas, director de soluciones de NTT Chile.

Los descubrimientos que dejó la pandemia

El análisis de NTT también reveló que, tras el inicio de la pandemia, muchas compañías se percataron de que no contaban con sistemas aptos para que los colaboradores pudieran acceder de manera remota, simple y sin exposición a ciberataques, ya que sus redes no estaban preparadas para enfrentar una crisis de este tipo.

“Lo que hoy requieren las compañías es un servicio de acompañamiento integral, mediante una asesoría que comience con un diagnóstico para detectar qué es lo que la organización necesita realmente. En base a esto, se toman decisiones inteligentes para rediseñar la red, fortalecer la seguridad y proporcionar el soporte necesario para operar de manera efectiva y sostenible”, asegura Maksim Mondeja, Principal Consultant de NTT Chile.

Frente a este nuevo escenario, es clave que las organizaciones cuenten con soluciones efectivas que se adapten a esta nueva realidad, y que considere la fase en la que se encuentran.

  • Corto plazo (resolver): necesidad de respuesta rápida, ya que cuentan con muchos colaboradores en teletrabajo. Se requiere de una red que entregue conectividad primaria, que exista una provisión del equipamiento, herramientas de colaboración e implementación de medidas de seguridad.
  • Mediano plazo (retornar): tiempo de recuperación y de reanudar operaciones de manera diferente. Para ello, la red debe contar con visibilidad y control, optimización del desempeño, implementación de automatización y costos.
  • Largo plazo (reinventarse): en el nuevo escenario se debe incorporar resiliencia a la operación. Para ello es necesario habilitar espacios de trabajo seguros e inteligentes, redes soportadas por AI/ML, redes habilitadas para la nube y modelos comerciales flexibles.

En este sentido, el gerente general de NTT Chile, Guillermo Moya, agrega que más que un proveedor de servicios, hoy las empresas necesitan un partner tecnológico, con fuertes conocimientos en la red, el negocio y los servicios críticos de sus clientes durante todo el ciclo: consultoría, diseño de la solución, implementación, soporte operacional y mejora continua.

“Ya no se trata solo de teletrabajo, sino de un cambio radical en la forma en que nos relacionamos con los espacios laborales, con nuestros equipos y clientes. Adaptarse a estos cambios hoy no es opcional, sino que es clave para que las empresas logren entrar a la nueva era, que ya no está en el futuro, sino que es parte del presente”, concluye.

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.