fbpx
Top

Ciberseguridad: el gran habilitador de 5G

Ciberseguridad: el gran habilitador de 5G

Cuando las redes 5G estén listas, también estaremos preparados para ayudar a asegurarlas.

Por: Rita Marty, VP de Arquitectura de Seguridad, AT&T

En pocas palabras: Sí, 5G finalmente cambiará, para mejor, la forma en que vivimos, trabajamos y jugamos. Sin embargo ¿estamos todos listos para las nuevas amenazas de seguridad que podría generar? AT&T lo está. Hemos establecido las bases con nuestra red definida por software (SDN) y estamos a la vanguardia de las discusiones sobre futuros estándares de seguridad. Cuando las redes 5G estén listas, también estaremos preparados para ayudar a asegurarlas.

Porqué es importante: Estamos al borde de la revolución 5G. Y una vez que alcance su funcionamiento pleno, esta red inalámbrica será rápida. Será ubicua. Y, de la misma manera que ocurrió en la transición de 3G a 4G, cambiará la forma en que trabajamos, jugamos y vivimos, preparando el camino para la cuarta revolución industrial que los expertos y analistas de tecnología dicen será atendida por una explosión de Internet de las Cosas (IoT). Su trayectoria de despliegue ya se ha convertido en una fuerza imparable.

Nuevas tecnologías, desde automóviles y ciudades conectadas hasta la realidad virtual y aumentada y videos de ultra alta definición, pasarán de la etapa de experimento a la adopción pública gracias a los enormes saltos en capacidad y velocidad que ofrece el futuro en 5G. La red 5G de AT&T estará disponible para sus suscriptores en distintos lugares de 21 ciudades de los Estados Unidos este año. El rendimiento continuará mejorando y el ritmo de adopción se acelerará el próximo año.

Pero … (siempre hay un “pero”, ¿no?)

Esta transformación tecnológica no puede convertirse en realidad sin avances importantes en seguridad cibernética.

Con el aumento masivo de la conectividad, a medida que la red 5G se convierte en la columna vertebral operativa de la sociedad y la cultura, la gran cantidad de datos que atravesará las redes 5G también aumentará las posibilidades de amenaza y creará otras oportunidades para que las que se conocen y controlan hoy en día, se transformen en armas en las manos de actores mal intencionados.

Por ello, nos hemos estado preparando y diseñando ciberseguridad 5G hace varios años.

Los expertos de la industria de la seguridad tienen buenas razones para considerar nuestra especialidad en ciberseguridad “la cosa real”. Nuestra reputación en innovación en seguridad es reconocida principalmente por los expertos, pero eso está cambiando con cada nueva ciudad que se une a la red 5G de AT&T.

Todos los operadores que implementen 5G lo harán con estándares de ciberseguridad que hemos ayudado a desarrollar, como proxy de protección para roaming, autenticación de red doméstica y la privacidad de la identidad del suscriptor.

Pero incluso más allá de eso

Estamos impulsando la innovación de seguridad patentada dentro de nuestros propios muros gracias a las nuevas capacidades que permite nuestra SDN.

Podemos hacerlo debido a nuestra capacidad de estudiar una multitud de flujos de datos que ayudan a detectar amenazas a nuestra red. Nuestro trabajo en el aprendizaje automático es nuestra receta secreta. Podemos analizar aproximadamente 670 mil millones de flujos de datos de red en busca de anomalías, y ver 110 mil millones de potenciales vulnerabilidades en nuestra red global de IP todos los días.

La evidencia está en la base que ya hemos establecido para 5G en nuestra SDN y nuestras capacidades únicas de seguridad en la nube. Está alimentada por la Plataforma de Automatización de la Red Abierta (ONAP, por sus siglas en inglés), que nos coloca en una posición única para abordar las amenazas cibernéticas en la red de acceso de radio (RAN, por sus siglas en inglés) 5G, en el núcleo y en el borde de la red.

A partir del primer día que la red 5G se despliegue completamente, podremos detectar amenazas, pero también responder a ellas casi en tiempo real, parcheando vulnerabilidades y ayudando a evitar que los ataques tengan éxito.

Con SDN y ONAP en nuestro cinturón de herramientas, podremos:

  • Virtualizar nuestros controles de seguridad para organizar dinámicamente la seguridad en toda la red a escala global.
  • Automatizar la política de seguridad en toda la red utilizando tecnología de aprendizaje automático para impulsar nuestra plataforma de análisis de amenazas de clase mundial.
  • Mejorar la agilidad creando tecnología que automatice el proceso de instituir firewalls y microperímetros para proteger aplicaciones y desplegar tecnologías que ayuden a prevenir el movimiento lateral de los atacantes.
  • Filtrar y eliminar el tráfico de ataques de denegación de servicio distribuido (DDoS, por sus siglas en inglés) dentro de la red de manera altamente automatizada, sin que los clientes tengan que implementar o administrar ninguna infraestructura.

Sin embargo, nada es a prueba de hackers para siempre: la seguridad cibernética continuará siendo un desafío que requiere de todos en la cadena una constante evaluación, además de la creación de nuevos procesos, herramientas y tecnologías para detener los ataques.

A medida que surjan nuevas amenazas, continuaremos aplicando más recursos y tecnologías para ayudar a proteger nuestra red y sus usuarios de amenazas cibernéticas conocidas y desconocidas, para 5G y más.

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.