fbpx
Top
MUJERES EN TECNOLOGÍA

Mujeres en tecnología: datos de una ruta muy cuesta arriba

Crece la conversación sobre la diversidad de género en la industria y las mujeres en tecnología todavía están subrepresentadas, mal pagadas y, a menudo, discriminadas, según muestran las estadísticas.

 

La diversidad es fundamental en el sector tecnológico, pues permite a las empresas crear productos mejores y más seguros que tengan en cuenta a todas las personas, no sólo a un sector de la sociedad. Un informe de McKinsey encontró que las empresas diversas se desempeñan mejor, contratan mejores talentos, tienen empleados más comprometidos y retienen a los trabajadores mejor que las empresas que no se centran en la diversidad y la inclusión. A pesar de esto, las mujeres en tecnología siguen muy poco representadas en los puestos de TI.

Estadísticas de siete facetas del trabajo de TI, que van desde la educación superior hasta el entorno laboral, muestran una imagen clara de los desafíos que enfrentan las mujeres para apalancarse en igualdad dentro una carrera en TI.

PARTICIPA EN EL WEBINAR Power by TABLEAU: Women in Leadership en Español. El impacto del liderazgo femenino en tiempos de crisis

La brecha laboral

Las mujeres representan 47 por ciento de todos los adultos empleados en los Estados Unidos. Pero desde 2015, las mujeres en tecnología ocupan solo el 25 por ciento de los roles informáticos, según datos del Centro Nacional de Mujeres y Tecnología de la Información (NCWIT). Del 25 por ciento de las mujeres que trabajan en tecnología, las mujeres asiáticas representan solo el 5 por ciento del total, mientras que las mujeres negras y de origen latinoamericano representaron el 3 por ciento y el 1 por ciento, respectivamente. Todo esto a pesar del hecho de que el crecimiento de las posiciones STEM ha superado el crecimiento del empleo general en ese país, con una escalada de 79 por ciento desde 1990, mientras que el empleo general ha crecido un 34 por ciento, según datos del Pew Research Center. Las mujeres se están perdiendo este boom que no se ha visto afectado por las consecuencias económicas de la pandemia por COVID-19.

La brecha en grados de formación

Según los datos de la National Science Foundation , más que nunca las mujeres están obteniendo títulos STEM, y están alcanzando a los hombres en la obtención de grados de licenciatura en ciencias e ingeniería (S&E). Pero cuando se aísla por campo de estudio, en ciencias de las computación, por ejemplo, las mujeres obtuvieron solo el 19 por ciento de los títulos a nivel de licenciatura en 2016, en comparación con el 27 por ciento que obtuvieron en 1997. Aún así, mientras que las mujeres están menos representadas en los estudios de informática en pregrado, la realidad cambia a nivel de los estudios de postgrado. Y es que el porcentaje de maestrías en ciencias de la computación obtenidas por mujeres aumentó al 31 por ciento en 2016, frente al 28 por ciento en 1997.

La brecha de retención

Una vez que se obtiene un diploma, comienza el verdadero trabajo, y aquí las cifras de mujeres en tecnología son quizás aún más preocupantes. Solo el 38 por ciento de las mujeres que se especializaron en ciencias de la computación están trabajando en el campo en comparación con el 53 por ciento de los hombres, según datos de la National Science Foundation. Del mismo modo, solo el 24 por ciento de las mujeres con un título de ingeniería todavía trabajan en ingeniería, en comparación con el 30 por ciento de los hombres. Esta es una tendencia constante que se ha denominado “tubería con fugas”, donde es difícil retener a las mujeres en trabajos STEM una vez que se han graduado con un título STEM.

50 por ciento de las mujeres en tecnología dijeron haber experimentado discriminación de género en el trabajo, mientras que solo el 19 por ciento de los hombres dijeron lo mismo.

Brecha cultural en el lugar de trabajo

Las mujeres no están ingresando a trabajos de tecnología al mismo ritmo que los hombres, y una de las razones se remonta a los lugares de trabajo dominados por los hombres. Una encuesta de 2017 en el informe del Pew Research Center encontró que el 50 por ciento de las mujeres dijeron haber experimentado discriminación de género en el trabajo, mientras que solo el 19 por ciento de los hombres dijeron lo mismo. Las cifras fueron aún mayores para las mujeres con un título de posgrado (62%), que trabajaban en trabajos de informática (74%) o en lugares de trabajo dominados por hombres (78%). Cuando se les preguntó si su género dificultaba el éxito en el trabajo, el 20 por ciento de las mujeres dijo que sí y el 36 por ciento dijo que el acoso sexual es un problema en su lugar de trabajo.

Además de aumentar la probabilidad de discriminación de género contra las mujeres, los lugares de trabajo dominados por hombres prestan menos atención a la diversidad de género (43%) y hacen que las mujeres sientan la necesidad de demostrar su valía todo o parte del tiempo (79%), según a la investigación de Pew de 2017. En comparación, solo el 44 por ciento de las mujeres que trabajan en entornos con un mejor equilibrio de diversidad de género dijeron que experimentaron discriminación relacionada con el género en el trabajo, el 15 por ciento sintió que su organización prestó “muy poca” atención a la diversidad de género y el 52 por ciento dijo que se sentía necesitan demostrar su valía.

Si bien estos números muestran que todavía hay trabajo por hacer, está claro que las mujeres que trabajan en equipos con mayor diversidad de género tenían menos probabilidades de percibir las desigualdades de género en el trabajo. Era menos probable que sintieran que su organización los pasaría por alto en busca de una oportunidad o promoción y era menos probable que sintieran que su género se interponía en el camino de su éxito empresarial. Las mujeres que trabajaban en entornos dominados por hombres tenían más probabilidades de reportar tasas más altas de discriminación de género y entornos laborales hostiles.

Solo una de cada cuatro startups tiene una fundadora, el 37 por ciento tiene al menos una mujer en la junta directiva y el 53 por ciento tiene al menos una mujer en un puesto ejecutivo, según un estudio de Silicon Valley Bank

La brecha entre fundadores

Las empresas emergentes son conocidas por sus entornos de trabajo poco convencionales, pero las mujeres todavía luchan allí, especialmente si son las fundadoras.

Solo una de cada cuatro startups tiene una fundadora, el 37 por ciento tiene al menos una mujer en la junta directiva y el 53 por ciento tiene al menos una mujer en un puesto ejecutivo, según un estudio de Silicon Valley Bank . Y el género del fundador tiene un impacto directo en la diversidad de género, encontró el estudio. Para las nuevas empresas con al menos una fundadora, el 50 por ciento tenía una directora ejecutiva en comparación con solo el 5 por ciento para las empresas sin fundadora.

Peor aún, las nuevas empresas con al menos una fundadora informaron más dificultades para encontrar financiación, con el 87 por ciento diciendo que era “algo o extremadamente desafiante”, mientras que solo el 78 por ciento de las nuevas empresas sin una fundadora dijo lo mismo.

La brecha salarial

Las mujeres no solo están subrepresentadas en STEM, también están mal pagadas, y eso no ha cambiado en más de 25 años. A pesar del hecho de que los trabajadores de STEM generalmente ganan significativamente más que en otros campos del conocimiento, la brecha de género es aún mayor en las ocupaciones de STEM, según Pew Research Center. En el campo de la informática de los Estados Unidos, las mujeres ganan 13% por debajo de lo que en promedio ganan los hombres. Las cifras son aún peores para las mujeres negras en STEM, que ganan alrededor del 87 por ciento de los salarios de las mujeres blancas y solo el 62 por ciento de lo que ganan los hombres.

Las mujeres también están más preocupadas por la compensación, según un informe de 2019 sobre Mujeres en tecnología de IDC. Existe el mito de que las mujeres están preocupadas por los beneficios y la flexibilidad, pero al 52 por ciento de las mujeres les importa más la compensación y el pago en comparación con el 33 por ciento de los hombres. Además, el 75 por ciento de los hombres cree que su empleador ofrece la misma remuneración, mientras que solo el 42 por ciento de las mujeres piensa lo mismo.

En las organizaciones donde el 50 por ciento o más de los puestos sénior de liderazgo están ocupados por mujeres, es más probable que se ofrezcan las mismas remuneraciones para hombres y mujeres.

Impacto del liderazgo femenino en TI

Según IDC, el porcentaje de mujeres en puestos de liderazgo sénior aumentó del 21% al 24% entre 2018 y 2019. Y esa es una buena noticia, porque tener mujeres en puestos de liderazgo sénior puede afectar positivamente la participación y retención de las empleadas.

En las organizaciones donde el 50 por ciento o más de los puestos sénior de liderazgo están ocupados por mujeres, es más probable que se ofrezcan las mismas remuneraciones para hombres y mujeres, y es más probable que las empleadas permanezcan en la empresa más de un año, destaquen una mayor satisfacción laboral y sientan que la empresa es digna de confianza.

Aunque esta estadística tiene una tendencia al alza, las mujeres todavía se sienten menos entusiasmadas con sus perspectivas de liderazgo sénior que los hombres. El informe encontró que el 54 por ciento de los hombres dijeron que sentían que era probable que fueran promovidos a dirección ejecutiva en su empresa. Mientras tanto, solo el 25 por ciento de las mujeres pensaban lo mismo, señalando una falta de apoyo, confianza en sí mismas y tutoría, además de sentir la necesidad de “demostrar su valía más que los hombres para obtener un ascenso”.

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.