fbpx
Top
pandemia

3 cosas que la pandemia nos enseñó sobre la computación en la nube

Muchas empresas se sobreponen a las duras lecciones que ha dejado la pandemia y que ni siquiera suponían posibles hace cuatro meses atrás.

Por:  , InfoWorld

Apenas nos estamos recuperando, y en algún momento, las cosas volverán a ser casi normales … con suerte. Aprendimos que a ciertas empresas les fue mejor que a otras durante la agitación por los efectos del COVID-19. En nueve de cada diez casos, estas empresas aprovecharon la nube con éxito para navegar los rápidos cambios de TI necesarios durante la pandemia.

Muchas empresas han aprendido lecciones difíciles. De hecho, sospecho que vendrán más. Las empresas descubrieron más sobre las ventajas y limitaciones de la computación en la nube en los últimos cuatro meses, que en los dos años anteriores. Aquí hay tres de los grandes aprendizajes que veo constantemente:

Cloudops son más importantes de lo que pensábamos

Las operaciones en la nube han sido una idea de último momento para muchas empresas, incluso después de la implementación. La mayoría de las organizaciones de TI le prestaron atención, pero las mejores prácticas y el uso de tecnología de Clouddops han estado limitados por presupuestos pequeños y una falta general de comprensión. 

El mayor uso de proveedores de nube pública y el acceso a sistemas en la nube por parte de una fuerza de trabajo remota, y ampliamente distribuida, puso de relieve la necesidad de herramientas operativas y de talento. Si bien las capacidades de autocuración (self-healing capabilities) se convirtieron en un imperativo para lidiar con la escala de nubes, las empresas carecían de las herramientas para automatizar los procesos de autocuración y / o el talento para configurarlas.

Se necesitan estrategias API empresariales

La integración de datos ha pasado de ser algo agradable a algo imprescindible en un momento de cambio rápido. Además, las empresas necesitan compartir servicios que vinculan el comportamiento a los datos. Ambos problemas se resuelven aprovechando APIs bien aseguradas y gobernadas.

Algunos sistemas tienen APIs, como las proporcionadas por los proveedores de SaaS. Sin embargo, para la mayoría de las aplicaciones empresariales personalizadas basadas en la nube, las APIs que proporcionan acceso a los datos y servicios del sistema son simplemente inexistentes. Por lo tanto, las integraciones deben ocurrir utilizando procesos únicos que no se escalarán a medida que la empresa deba cambiar debido a los problemas de la pandemia.

LEE TAMBIÉN: Cómo justificar las inversiones estratégicas en tecnología de integración

Extender la seguridad desde la nube a los trabajadores remotos es más difícil de lo que pensábamos

Aunque los equipos de seguridad en la nube ya estaban tratando con algunos trabajadores remotos, las empresas descubrieron rápidamente que la red doméstica de un empleado no es la red de la compañía.

De repente surgieron problemas como VPN, nubes privadas virtuales, cifrado y cumplimiento legal en torno a los datos, a medida que comenzaron a aparecer vulnerabilidades en torno a la seguridad de la nube, gracias a una fuerza laboral completamente remota. Los equipos de seguridad simplemente no estaban preparados. Trabajaron rápidamente para establecer nuevas políticas, capacitación y aprovechar una mejor tecnología. La realidad es que el riesgo de incumplimiento aumentó de .0001 por ciento para la mayoría de las empresas a .2 por ciento en unas pocas semanas.

Supongo que el lado positivo es que probablemente ahora somos mejores implementadores y usuarios de la nube. Y que estemos a punto de ver esta crisis en nuestro espejo retrovisor. Si logramos aprender de nuestros errores, estaremos bien.

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.