fbpx
Top
normas PCI DSS

CISOs evalúan impacto económico del Covid-19

Los efectos económicos del coronavirus incentivan a los CISOs de las organizaciones a enfocar presupuestos en soluciones que brinden resultados tangibles.

La crisis que se proyecta en la industria tras el COVID-19 sigue impulsando proyecciones. Para  Lumu Technologies, los presupuestos para seguridad informática tendrán más presión que nunca y que su vez, el nivel de vulnerabilidad aumentará. Hoy, los CISOs (Chief Security Officer) deben gestionar enormes volúmenes de alertas y emplear un 15% de su tiempo disponible filtrándolos para saber cuáles de esas 3.000 notificaciones diarias requieren ser atendidas.

“Los esfuerzos que hacen los gobiernos y las empresas para adaptarse a la pandemia del Covid-19 han sido admirables; pero hasta ahora solo hemos visto una pequeña muestra de la presión que podría generarse en las organizaciones y en sus presupuestos de seguridad.”, explica Ricardo Villadiego, fundador y CEO de Lumu Technologies.

Algunos expertos de la industria afirman que la ciberseguridad no volverá a ser la misma después del coronavirus y que ahora es necesario comprender que más trabajadores estarán en home office después de la crisis. El llamado a los CISOs es para que se adapten a este cambio y que se enfoquen en ser eficientes en la implementación de cada recurso.

“En la actualidad, ciertas organizaciones funcionan bajo la premisa que, al aumentar los gastos en ciberseguridad, crece la protección. Pero se ha confirmado que esta afirmación es errónea. Los efectos económicos del coronavirus deberían incentivarán a los CISOs a aplicar su presupuesto de una forma muy efectiva, enfocándose en soluciones que les brinden resultados tangibles. Durante mucho tiempo, la industria careció de una habilidad que les permitiera adoptar posturas de seguridad con base en información confirmada sobre el compromiso. Suplir esa carencia es una necesidad urgente, especialmente en este momento.”, explica el fundador y CEO de Lumu Technologies.

Nunca antes había sido tan relevante tener la habilidad de utilizar hechos para tomar decisiones precisas. El modelo Continuous Compromise Assessment™ (Evaluación Continua de Compromiso) de Lumu Technologies, recolecta y analiza metadatos de la red de una organización, información que permite medir y entender los niveles de compromiso durante todo el ciclo de retroalimentación. Este ejercicio optimiza la posibilidad de establecer un punto de partida para la efectividad de sus sistemas de seguridad y emplear así el presupuesto hacia una simplificación de la estructura. En consecuencia, la organización podrá comprender dónde se necesita realizar inversiones adicionales, dónde se presenta un rendimiento más bajo de las tecnologías y dónde se encuentran las oportunidades para ser más eficiente.

“En Lumu, incluso desde antes de la pandemia, creemos que la ciberseguridad necesita desesperadamente un avance. Sin embargo, nunca hubiéramos podido predecir la abrupta disrupción ha tenido con el sector empresarial, dejando claro que la necesidad por una mayor visibilidad de compromisos en la seguridad tecnológica son una necesidad que debe ser atendida de manera urgente.”, concluye Villadiego.

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.