fbpx
Top
economía

La economía de los datos se extiende en medio de la desigualdad

Los datos impulsan una nueva economía, la economía de los datos. Las empresas más grandes del mundo basan su negocio en ella. Los algoritmos de Inteligencia Artificial la consumen por millones.

Por: Lazslo Beke, presidente de Bekesantos.

Pero data no es como los productos o servicios que se tranzan comúnmente en la economía. Como bienes públicos, se les puede utilizar una y otra vez. También tienen efectos colaterales, positivos – como mejorar la salud- y negativos – como violaciones de información personal. Es tan amplio el espectro que cubre que no facilita su valorización.

Cierto tipo de datos se puede utilizar en forma agregada, otra para propósitos individuales. Por ejemplo, los registros de la historia médica de un paciente son más valiosos cuando se les combina con los de muchos otros, mientras que la historia de búsqueda de una persona en Internet se utiliza para bombardearla con publicidad. La oportunidad de la data también es importante: la información provista por el gps de un auto puede ser solo útil por 10 minutos, mientras que las transacciones de venta al detal del día de hoy ayudan a proyectar la demanda del próximo año. Se requiere una nueva mentalidad al igual que la estrategia apropiada para facilitar la accesibilidad libre a los datos y para asegurar que sean distribuidos en forma justa.

El valor de la data en la economía

La economía de los datos ya es grande y está creciendo rápidamente, solo los datos producidos por vehículos autónomos este año excede toda la generada desde la aparición de las computadoras. Las estimaciones del valor de la data libre de los estados fluctúa entre 0,1% y 7% del PIB. Canadá ya hizo un intento para estimar el valor de la data del país y obtuvo como resultado que estaría entre US$157.000-US$218.000 millones. Si dicho número es válido, y considerando que el PIB de Estados Unidos es 12 veces mayor al canadiense, para ese país equivaldría a US$1.4-2.0 trillones, aproximadamente el 5% del capital físico del país.

Propiedad o derecho de acceso

De alguna manera, los datos son un recurso natural como el petróleo, que puede tener propietario y ser comercializado. Pero también tiene la característica del bien público, que debe ser aprovechado al máximo para maximizar la creación de riqueza. Se necesita crear nuevas instituciones que reflejen esta tensión, tal como ocurrió con la propiedad intelectual. La información personal probablemente no debería verse a través del lente de “propiedad” sino del de los “derechos de acceso”. Las personas pueden controlar como se utiliza, pero no deberían usarla como un billete de lotería ganador. Las empresas a su vez también deberían privilegiar el acceso a la data en lugar de la propiedad de la misma.

Distribución de la riqueza y efectos de red

Existe una preocupación mayor: entre la riqueza que la economía de los datos puede crear y como esta se distribuye. La economía de la data, que algunos llaman “la segunda economía”, sin duda generará mayor productividad. Pero quien, qué y cómo la reciben, no está tan claro. La economía de la data actual ya es muy desigual, está dominada por las grandes plataformas:  Amazon, Apple, Alphabet, Microsoft y Facebook. Esta desigualdad corporativa es principalmente el resultado de los efectos de la red – las fuerzas económicas que hacen que el tamaño genere más tamaño. En cuanto a países, Estados Unidos y China representan el 90% de la capitalización de las 70 plataformas más grandes en el mundo, donde África y América Latina solo representan el 1%. Ambos continentes corren el riesgo de convertirse em “meros proveedores de data cruda, y simultáneamente tener que pagar por la inteligencia digital producida”.

La distribución desequilibrada de ingresos entre capital y mano de obra posiblemente será el problema apremiante de la economía de la data. La pregunta es cómo serán remunerados los trabajadores de la data: las grandes plataformas no solo son monopolios sino que también son monopsonios (mercado donde hay un solo comprador), ello significa que pueden mantener bajos los sueldos del trabajo de data.

Una economía de los datos, en la cual el que produce una parte importante de la información entrante es perennemente sub-pagado,  difícilmente será una economía sana. Algunas de las ideas que se están manejado para enfrentar la situación, incluyen:

  • Dividendo de la data  – que sería cargado a los gigantes de la tecnología y desembolsado a los ciudadanos, como mecanismo de redistribución de ingresos. Esta sería una carga para la economía y puede llevar a conflictos comerciales.
  • Derechos de propiedad sobre data personal – para incrementar la capacidad de negociación de las personas, aun cuando es difícil de lograr esto a título individual.
  • Cooperativas de data – donde se unen múltiples personas para incrementar la capacidad de negociación.
    Ley de Libertad de la Data –le daría a la gente más control sobre su data y una mayor proporción del valor de data que vayan a crear.
 

 

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.