fbpx
1
 

Índice Mastercard: La paridad de género

Costa Rica, Colombia, Brasil, Ecuador y Uruguay son los países en los que las mujeres empresarias están haciendo mayores avances.

Los prejuicios relacionados con el género están impidiendo que las mujeres de todo el mundo prosperen en sus negocios. Sin embargo, las mujeres emprendedoras continúan superando estos desafíos y tienen un impacto directo en la fuerza laboral, el crecimiento económico y el bienestar de sus sociedades. Mastercard reveló la tercera edición de su Índice Mastercard de Mujeres Emprendedoras. Destacó los países donde las mujeres emprendedoras tienen más probabilidades de prosperar, a la vez que alerta sobre las existentes desigualdades significativas que aún, hoy en día, no nos permiten avanzar.

Basado en datos disponibles públicamente provenientes de organizaciones internacionales como la Organización Internacional del Trabajo (International Labour Organization), la UNESCO y el Monitor de Emprendimiento (Global Entrepreneurship Monitor – GEM, en inglés), el Índice Global rastrea el progreso y el logro de las mujeres emprendedoras y propietarias de negocios en 58 mercados (los cuales representan casi el 80% de la fuerza laboral femenina mundial) en tres niveles: (i) Resultados del progreso de la mujer, (ii) Activos de conocimiento y acceso financiero, y (iii) Condiciones empresariales de apoyo.

Los Resultados

Los resultados del Índice Mastercard reafirmaron que las mujeres son capaces de incursionar más en el mundo de los negocios. Tienen mayores tasas de participación en la fuerza laboral en mercados abiertos y dinámicos donde existe un apoyo a las PYMEs y una gran facilidad para hacer negocios. También son capaces de aprovechar recursos de apoyo, como el acceso a capital, servicios financieros y programas académicos.

De los 20 principales mercados de clasificación, el 80% son economías de altos ingresos, alimentadas por condiciones empresariales altamente favorables. En América Latina y el Caribe (ALC), si bien la mayor parte de la región se encuentra bajo la categoría de “ingresos medios/altos”, varios mercados se destacan por los avances logrados en materia de paridad de género y mejora de las condiciones de apoyo a las mujeres empresarias. En Ecuador, por ejemplo, el aumento de la participación de la mujer en actividades empresariales la equiparó con la del hombre. Esto sugiere que. en esa economía, las mujeres están tan inclinadas como los hombres a emprender.

Las mujeres en Colombia y Brasil superan a sus pares mundiales en términos de liderazgo empresarial (puesto 1 para Colombia con 56,4%) y tasa de actividad empresarial femenina (puesto 12 para Brasil con 93,51%, lo que sugiere que las mujeres son casi tan propensas como los hombres a ser empresarias). Esto se debe probablemente a la baja tasa de temor al fracaso en la región. Los resultados del Informe Global del GEM 2018 mostraron que, en todas las economías de América Latina, menos de un tercio de los que ven oportunidades afirman que el miedo al fracaso los disuadiría de aventurarse en un negocio. Además, Costa Rica se destacó a nivel mundial como uno de los principales mercados con mejores condiciones de apoyo para las mujeres empresarias (+3,4%).

Cuando las condiciones no son óptimas

Los resultados también mostraron la capacidad de las mujeres para prosperar como propietarias de negocios y buscar oportunidades incluso cuando las condiciones culturales y sociales no son óptimas. Esto se demuestra en Brasil y Uruguay, donde las tasas de participación empresarial de las mujeres son altas a pesar de la falta de aceptación cultural y de estímulo social. Según el Banco Mundial, el 45% de las economías del mundo tienen leyes que limitan la decisión de las mujeres de incorporarse y permanecer en la fuerza laboral.

“Las empresas pertenecientes a mujeres y administradas por ellas son fuertes catalizadores para el crecimiento económico, lo cual se traduce en una mejor vida para todos. Con este estudio, estamos sacando a la luz a un grupo que se encuentra subrepresentado, ya que aún hoy la desigualdad y la exclusión no permiten avanzar a las mujeres. En Mastercard, creemos que las buenas ideas provienen de todas partes. Ya es hora de que los gobiernos y las organizaciones se unan para apoyar a las mujeres a avanzar en sus negocios mediante la erradicación de los prejuicios de género, y garantizando un mayor acceso a la educación y la inclusión financiera”, afirmó Ann Cairns, vicepresidenta ejecutiva de Mastercard.

Un mundo mejor para las mujeres

Además de sacar a la luz el progreso de las mujeres emprendedoras a escala mundial, Mastercard se compromete a diseñar un mundo mejor para las mujeres, donde se creen posibilidades ilimitadas para todas. En los Estados Unidos, Mastercard promueve la cultura emprendedora a través de programas como Start Path y capacitando a propietarios de pequeñas empresas en asociación con Create & Cultivate. En LAC, nuestra Aceleradora Virtual, desarrollada en colaboración con Mujeres ConnectAmericas del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y el Centro de Emprendimiento de INCAE, ofrece a las empresarias la oportunidad de tener acceso a importantes sesiones de capacitación, seminarios web y una red de expertos para orientación empresarial, sin costo alguno.

En África y el sudeste asiático, Mastercard está impulsando empresas lideradas por mujeres dándoles acceso a microcréditos y a nuevos mercados digitales a través de plataformas como Jaza Duka y el Mastercard Farmer Network. Además, el Centro para el Crecimiento Inclusivo de Mastercard está brindando apoyo filantrópico a mujeres emprendedoras a través de capacitación en educación financiera y acceso a herramientas y servicios esenciales en mercados de pocos recursos.

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.
PC WORLD PUBLICIDAD