fbpx
1
Samsung VP
 

¿Los robots cambiarán el mundo? Si, pero nada de exageraciones

El uso de robots en el hogar cumplirá una curva de adopción similar a los smartphones. Pero nada de dominar el mundo. Esta es la visión de Sebastian Seung, Vicepresidente Ejecutivo y Científico, Jefe de Investigación de Samsung Electronics.

Sebastian Seung es Vicepresidente Ejecutivo y el Científico Jefe de Investigación de Samsung Electronics. Trabaja en el desarrollo de motores de crecimiento futuro para la compañía coreana, mediante el establecimiento de una estrategia de inteligencia artificial (IA) y la asesoría en investigación avanzada sobre robots, que es el foco del Centro de IA de Samsung en Nueva York.

Con motivo del 50 aniversario de Samsung, Seung abrió la caja de pandora entorno a lo que considera serán los próximo hitos tecnológicos en los que la corporación está haciendo apuestas importantes: la aplicación de la Inteligencia artificial en modelos de redes neuronales artificiales, aprendizaje profundo y robótica.

Si los robots realmente pueden hacer todo nuestro trabajo, ¿por qué eso no nos alegra?”

Las redes neuronales artificiales son modelos matemáticos o simulaciones por computadora de las redes neuronales biológicas en el cerebro. “Las redes convolucionales (el enfoque dominante actual de la visión por computadora) se inspiraron en la neurociencia ganadora del Premio Nobel de la década de 1960”. La investigación de Seung en Princeton se centra en el mapeo del “diagrama de cableado” neuronal de la corteza cerebral. “Espero que nuestros estudios del siglo XXI sobre la corteza finalmente revelen cómo aprende y que esta nueva comprensión conduzca a redes neuronales artificiales más potentes”.

Aprendizaje profundo y robótica

Los robots ya están presentes en la sociedad en forma de aspiradoras robotizadas y brazos robóticos utilizados en fábricas y compañías navieras. Pero esto es el precámbrico de la tecnología, la meta es lograr algo mucho más sofisticado. “Por ejemplo, con el fin de desarrollar robots que puedan alcanzar algo, recogerlo y guardarlo”, afirma, “tenemos que equiparlos con visión por computadora para que puedan ver lo que está frente a ellos y con cerebro para que sepan qué son los estos objetos que hay en su casa y qué deben hacer con ellos”.

Para el experto,  en el pasado los laboratorios han intentado lograr estas funciones a través del enfoque clásico de la programación, pero eso no ha funcionado. “Nos hemos dado cuenta de que, de alguna manera, debemos permitir que el robot aprenda a realizar las acciones requeridas por sí mismo, y buena parte de esto implica el enfoque del aprendizaje profundo”, comenta.

La domótica es una de las principales aplicaciones de su trabajo. “En el futuro, podemos imaginar robots que no solo darán información sobre el clima o cambiarán la temperatura, sino también realizarán tareas mucho más útiles en su hogar. Recogerán los juguetes, lavarán los platos e incluso subirán y bajarán la ropa por las escaleras”, destaca Seung.

En el futuro, podemos imaginar robots que recogerán los juguetes, lavarán los platos e incluso subirán y bajarán la ropa por las escaleras”.

La IA en la sociedad

Ninguna conversación sobre la IA puede obviar los temores que algunas personas sienten cuando se trata de la tecnología y las formas en que puede cambiar nuestra forma de vida. Seung aborda esta pregunta primero con respecto a la posibilidad de que las personas pierdan sus trabajos debido a la automatización. “Creo que el problema de que los robots tomen nuestros trabajos es exagerado”.

“Para empezar, en los últimos 20 años, en los EE. UU. y en muchos otros países desarrollados se han perdido muchos empleos debido a la deslocalización, no solo a la automatización. Como sucedió en la primera revolución industrial, se eliminaron muchos empleos, pero eso no significó que hubiera menos empleos en total porque surgieron nuevos puestos exigidos por las nuevas circunstancias”.

Seung replantea actitudes más amplias hacia la automatización del sector y el hecho de que el problema debe ser analizado desde una perspectiva diferente. “Si los robots realmente pueden hacer todo nuestro trabajo, ¿por qué eso no nos alegra?”, agregó.

Cuando se le hizo la inevitable pregunta sobre los escenarios del fin del mundo en los que la inteligencia artificial supera a la de los humanos y los robots se apoderan del mundo, Seung afirmó: “La gente en realidad no sabe cuáles son las capacidades reales de la IA. Y parte de eso es un error público basado en películas de ciencia ficción que convencen a las personas de que los robots pueden hacer cualquier cosa. En realidad, los robots siguen siendo realmente torpes”.

Para Seung, los desarrollos de la IA pueden terminar ayudándonos mucho, en lugar de condenarnos. “¿Los robots nos van a hacer algo malo?”, preguntó. “Bueno, la razón por la que esto no me preocupa es que, en la lista de todas las amenazas ambientales y políticas para la humanidad, los robots no ocupan un lugar relevante. Además, creo que si la humanidad se prepara mejor para hacer frente a cualquier amenaza futura, debemos ser lo más inteligentes posible. Y eso implica tener la tecnología más sofisticada. Podríamos ser pesimistas de ciencia ficción y decir que tal vez estos robots se rebelen contra nosotros, pero también podríamos argumentar que tal vez los podremos usar para salvarnos”.

El público piensa que la IA puede hacer más de lo que realmente logra”.

Al hablar de otros conceptos erróne.señaló las capacidades reales de la tecnología. “El público piensa que la IA puede hacer más de lo que realmente logra”, comenta. “Para dar un ejemplo, conocí a una persona que quería que la IA reemplazara a su médico. Pero hay muchas cosas que ningún médico humano puede solucionar. Entonces, debido a que nuestro enfoque actual de la IA implica máquinas de entrenamiento basadas en la experiencia de los profesionales humanos, si los mejores expertos humanos no pueden resolverlo, entonces la IA tampoco puede hacerlo. No es que la IA de repente pueda realizar tareas mejor que los expertos humanos”.

Los próximos 50 años de la IA

Tras celebrar este año su 50 aniversario, Samsung se orienta hacia la IA para liderar los próximos 50 años de innovación. En este sentido, Seung destacó que “en 20 o 30 años, los robots podrán trabajar en el hogar al igual que los humanos. Habrá sucedido la misma revolución de los teléfonos móviles. Ahora, todos tenemos un teléfono móvil, se venden miles de millones cada año y lo mismo ocurrirá con los robots”.

La automatización del hogar y los automóviles autónomos basados en IA son otros temas candentes del momento. Para el experto de Samsung, los autos equipados con IA se conviertirán en realidad, pero que el cronograma de su puesta en marcha es difícil de esbozar. “La IA hará que sucedan muchas cosas que ahorran trabajo en la vida cotidiana de las personas, como los automóviles autónomos, por ejemplo”, agregó. “¿Van a estar aquí el próximo año o tardarán 20 años? La autonomía total llevará más tiempo del que los medios retrataban originalmente, se cree que sí se logrará. Me gustaría ver a Samsung participar (¡o liderar!) esa revolución”.

Los beneficios potenciales de la IA son enormes en escala y diversos en su enfoque. Al describir algunas de las aplicaciones de la IA que la población en general tal vez no conozca, Seung comentó que “el efecto que la IA podría tener en la investigación científica es fundamental”.

La IA se puede aplicar para acelerar el descubrimiento científico y, a largo plazo, tendrá un gran impacto en áreas como la ingeniería de materiales y la química. “Digamos que quiero diseñar una nueva molécula con ciertas propiedades: la IA podría permitirme hacerlo más fácilmente. Entonces, esa nueva molécula podría tener aplicaciones para una compañía farmacéutica, o para cualquier empresa que cree materiales. Por lo tanto, la IA no solo se aplica a la tecnología, sino también se usa para el descubrimiento científico, que luego acelera el avance de la tecnología”.

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.
PC WORLD PUBLICIDAD