fbpx
Top

FiDaaS sumarían US$ 68 mil millones al PIB de Latinoamérica

FiDaaS, los modelos de identidad financiera como servicio para los no bancarizados ganan tracción en México, Brasil y Argentina, según un estudio de Oxford Economics.

Foto: Oladimeji Ajegbile / Pexels

Un informe recientemente publicado proyecta que el establecimiento de identidades financieras para la población financieramente excluida —o “no bancarizada”— en América Latina (LATAM) y el Caribe agregaría US$ 68.000 millones adicionales al producto interno bruto (PIB) de la región. Esta cifra equivale a un aumento promedio en el PIB de US$ 108 por persona: también se factoriza en un aumento del 16 por ciento en los depósitos financieros para la región (US$ 62.000 millones).

El reporte global, “The YES Economy: Giving the world financial identity (La economía del SÍ: otorgando al mundo identidad financiera)”, fue elaborado por la consultora global independiente Oxford Economics, para Juvo, el pionero de la tecnología de identidad financiera como servicio (FiDaaS, Financial Identity as a Service).

La tecnología FiDaaS analiza datos alternativos utilizando el aprendizaje automático para construir identidades financieras, lo que permite a miles de millones de consumidores no bancarizados y sub-bancarizados calificar para servicios financieros, a menudo por primera vez.

Oxford Economics identificó a México (US$ 31.000 millonesIB), Brasil (US$ 9.000 millones) y Argentina (US$ 8.000 millones), como los mercados destacados para este crecimiento.

¿Qué es FiDaaS?
El modelo de “Identidad Financiera como Servicio” (FiDaaS) se centra en los operadores de redes móviles como el enlace entre los consumidores no bancarizados y los servicios financieros. El número de usuarios mundiales de teléfonos móviles es mucho mayor que el número de clientes de servicios financieros y, lo que es más importante, se extiende a poblaciones no conocidas o alcanzadas por los proveedores de servicios financieros.
Con la tecnología FiDaaS integrada en la red de sus operadores de telefonía móvil, los usuarios de teléfonos móviles no bancarizados – tanto de prepago como bajo contrato de servicio – pueden construir un perfil financiero. Esto se basa en su crédito de tiempo aire e historial de pagos de su contrato de operador móvil y se administra mediante una aplicación móvil desde la cual pueden acceder a servicios financieros de terceros.

Más crédito familiar, ahorro y pólizas de seguro

Para el pronóstico, Oxford Economics ideó un escenario habilitado por FiDaaS para reflejar un mundo en el que los operadores de telecomunicaciones móviles han creado una identidad financiera y una calificación crediticia únicas para sus clientes no bancarizados, permitiendo la prestación de servicios financieros a aquellos que carecen de un historial crediticio. Este es un resultado que el informe llama la “Economía del SÍ”. El nombre proviene de los proveedores de servicios financieros siendo capaces de decir “sí” y extender sus servicios por primera vez a personas no bancarizadas a nivel mundial, gracias a su nueva identidad financiera.

Los operadores móviles extienden ofertas de bajo costo y bajo riesgo a sus clientes, como préstamos de tiempo aire. Basados en su comportamiento de pagos, los consumidores desarrollan gradualmente transacciones más grandes, y luego acceden a otros servicios financieros, a través de asociaciones entre operadores, proveedores de servicios financieros y comerciantes.

El análisis encontró que resolver el problema de identidad financiera en la región de LATAM y el Caribe arrojaría los siguientes resultados estimados:

• Un aumento de US$ 68.000 millones en el PIB regional.
• Un aumento de US$ 77.000 millones en la disponibilidad de crédito para hogares.
• Un aumento de US$ 62.000 millones en ahorros familiares.
• Un aumento promedio de US$ 108 en el PIB por persona.

“Establecer identidades financieras a través de operadores de redes móviles podría tener profundas implicaciones para los gobiernos, las instituciones financieras y para los millones de personas no bancarizadas (y sub-bancarizadas) en todo el mundo”, dijo Steve Polsky, CEO y fundador de Juvo.

“Para los gobiernos, representa un impulso masivo al desarrollo económico y al progreso. Para las instituciones financieras y los operadores de telecomunicaciones móviles con los que se asocian, representa una oportunidad de ingresos de miles de millones de dólares. Y para los no bancarizados, abre un acceso justo e igualitario a servicios financieros útiles que de otro modo no estarían disponibles para ellos”, agregó.

Anubhav Mohanty, economista jefe de Oxford Economics, destacó por su parte: “América Latina y el Caribe son las regiones en desarrollo más ricas del mundo. Sin embargo, según datos del Banco Mundial, 205 millones de personas en la región del Caribe y LATAM (43% de la población adulta) están excluidas de la economía formal”.

“De este total, 54 millones no pueden unirse a la economía formal porque carecen de identidad financiera. Lo notable es que, de este número, 20 millones de adultos pueden tener los fondos para interactuar con los proveedores de servicios financieros, pero necesitan una solución como FiDaaS para hacerlo.

“Lo que también distingue a la región de LATAM y el Caribe es la demanda sustancial de servicios crediticios frente a los ahorros”, continuó Mohanty.

¿Qué es la Economía del SÍ?
El reporte de Oxford Economics analiza y pronostica el impacto económico potencial y los beneficios sociales asociados a resolver el problema de la identidad financiera para las personas no bancarizadas —un resultado que el estudio y Juvo llaman la “Economía del SÍ”—. El nombre proviene de los proveedores de servicios financieros siendo capaces de decir “sí” y extender sus servicios por primera vez a personas no bancarizadas a nivel mundial, gracias a su nueva identidad financiera.
Según Polsky, “la Economía del SÍ utiliza las interacciones cotidianas de los clientes para generar confianza, permitiendo que las personas que solo han escuchado “no” se conviertan en participantes visibles y activos en la economía formal, creando un camino hacia la salud financiera, el bienestar y la estabilidad”.
Polsky continúa: “el modelo FiDaaS que hemos desarrollado es un plano de cómo los operadores de telecomunicaciones móviles y los proveedores de servicios financieros pueden trabajar juntos para impulsar una nueva ola de crecimiento mundial y cultivar una nueva generación de clientes en las economías emergentes del mundo”.

Falta de identidad financiera para los no bancarizados

De acuerdo a los datos del Banco Mundial, 3.900 millones de personas alrededor del mundo (68% de los adultos a nivel global) quedan fuera de la economía formal debido a la falta de historial crediticio. Estos adultos no pueden proporcionar la información necesaria que constituiría su “identidad financiera”, tal como un historial de crédito formalmente reconocido.

Al proporcionar a las personas no bancarizadas los medios para tener su propia identidad financiera utilizando el modelo FiDaaS, los operadores móviles pueden ayudar a desbloquear fuentes subestimadas de efectivo para expandir el capital base de la economía global.

“Hay un gran cruce entre los no bancarizados y los usuarios de teléfonos móviles de todo el mundo. Con un perfil financiero establecido, los usuarios móviles no bancarizados pueden acceder a servicios financieros para el consumidor que de otro modo no hubieran estado disponibles para ellos”, explicó Steve Polsky, CEO de Juvo. “Una vez que las personas están más activas financieramente, pueden mejorar gradualmente sus perfiles crediticios y acceder a nuevos servicios también”.

 

 

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.